11 de diciembre 2019 | Devoción Matutina para Jóvenes | Bondad

Levantándose entonces Pedro, fue con ellos;y cuando llegó, le llevaron a la sala, donde le rodearon todas las viudas, llorando y mostrando las túnicas y los vestidos que Dorcas hacía cuando estaba con ellas. Entonces, sacando a todos, Pedro se puso de rodillas y oró;y volviéndose al cuerpo, dijo: Tabita, levántate. Y ella abrió los ojos, y al ver a Pedro, se incorporó. Hechos 9:39,40.

Tabita era una cristiana del primer siglo cuyo corazón destilaba amor por los pobres. Ella hizo todo lo que pudo para proveer a las necesidades de los pobres de Jope, en la costa del mar Mediterráneo, pero un día se enfermó, y su mal se fue agravando hasta que murió.

Alguien les dijo a los discípulos de Jope que Pedro estaba en Lida, una ciudad cercana, y enviaron dos hombres a buscarlo. Ellos lo guiaron hasta el lugar donde la estaban velando. Cuando Pedro llegó, vio a un grupo de mujeres que lloraban. No eran plañideras, contratadas para llorar sin pena, sino las viudas a quienes Tabita había socorrido. Ellas lo rodearon, mostrándole las túnicas y vestidos que hacía cuando estaba con ellas.

Entonces Pedro les dijo que salieran. A solas con el cadáver, Pedro se arrodilló y oró. Luego se incorporó y dijo al cuerpo: “Tabita, levántate”. Ella abrió los ojos, “y al ver a Pedro, se incorporó” (Hech. 9:40).

Dios quiso darles a las viudas la oportunidad de disfrutar por más tiempo la compañía de esa mujer cuya presencia era un bálsamo para el espíritu; y a Pedro y a la iglesia, para que fortalecieran su fe en esos tiempos adversos. La vida de Tabita fue como un grato incienso para Dios y un deleite para los desamparados. Ella comprendió lo que el evangelio significa: devoción por Dios, caridad con el prójimo. Sus sermones de tela, hilo y aguja eran elocuentes. Tan valiosa fue Tabita que, cuando su corazón se detuvo, Dios lo volvió a echar a andar de nuevo para que siguiera destilando amor.

Dios anhela concederles a las señoritas de hoy el mismo espíritu de servicio que tuvo Tabita, cuyo amor callado pero productivo se reproduce hoy en todos los que visten a los desnudos y glorifican a Dios.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2019

VOLANDO ALTO – VALORES

Lecturas devocionales para Jóvenes 2019

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*