11 de agosto | Devocional: La fe por la cual vivo | Salud en la obediencia de la ley de Dios

Porque el ejercicio corporal para poco es provechoso; mas la piedad para todo aprovecha, pues tiene promesa de esta vida presente, y de la venidera. 1 Timoteo 4:8.

“Hay salud en la obediencia de la ley de Dios.”—The S.D.A. Bible Commentary 1:1105.

“La religión no está en conflicto con las leyes de la salud sino en armonía con ellas. Si el hombre hubiera obedecido siempre la ley de los diez mandamientos y hubiera practicado en su vida los principios de estos diez preceptos, la maldición de las enfermedades que ahora azotan al mundo no existiría.”—Counsels on Health, 627.

“La seguridad de la aprobación de Dios promoverá la salud física; fortificará el alma contra la duda, la perplejidad y el pesar excesivo que tan a menudo minan las fuerzas vitales y causan enfermedad de los nervios.”—The S.D.A. Bible Commentary 3:1146.

“La conciencia del bien hacer es la mejor medicina para los cuerpos y mentes enfermos. La bendición de Dios significa salud y fortaleza.

“Una persona cuya mente descansa serena y satisfecha en Dios anda en la senda de la salud. La seguridad de que los ojos de Dios están sobre nosotros y sus oídos atentos a nuestras oraciones, nos trae verdadera satisfacción. Saber que tenemos un amigo que nunca nos falla, a quien podemos confiar todos los secretos del alma es un privilegio que no puede expresarse en palabras.”—The Review and Herald, 30 de marzo de 1886.

“El valor, la esperanza, la fe, la simpatía, el amor: todas estas cosas fomentan la salud y alargan la vida. Un espíritu satisfecho y alegre es como salud para el cuerpo y fuerza para el alma.”—El Ministerio de Curación, 228.

========================

DEVOCIONAL: LA FE POR LA CUAL VIVO

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*