11 de abril | Devocional: Alza tus ojos | La influencia de una mente sobre otra

El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. Mateo 13:24,25.

Cuán inútil es la ayuda humana cuando Satanás ejerce su poder sobre el hombre que se exalta a sí mismo, y que sabe que está participando de la ciencia de Satanás. Confiando en sí mismo camina directamente a la trampa del enemigo y es atrapado. No escucha las advertencias dadas y cae víctima de Satanás. Si hubiera caminado humildemente con Dios, habría ido al lugar designado que el Señor había provisto para él. De esta manera hubiera estado seguro en tiempos de peligro, porque Dios habría levantado bandera contra el enemigo en su favor…

Los que están bajo la influencia de Satanás no disciernen el peligro de demorarse en venir a Cristo, pero cuando sobreviene el sentimiento de culpa, ¡cómo busca refugio en Dios el alma agobiada! Acérquense los pecadores culpables a quien es su Sacrificio expiatorio. Aférrense a El… Ningún ser humano puede sanar el alma que ha despreciado al Espíritu de Cristo. Solamente puede obtenerse sanamiento a través del Salvador…

Vivimos en una época de escepticismo e incredulidad, de odio al reproche. Que los hombres se cuiden de albergar sentimientos satánicos. Recuerden que mofarse de las advertencias del Señor puede significar quedar librados a su propia suerte. La única esperanza que les queda a los tales es volverse a Dios con decisión y de todo corazón. Dios perdonará al transgresor si se arrepiente…

Los hombres se han apartado de las advertencias que se les han dado y están siendo engañados mediante la influencia de una mente sobre otra mente, y los resultados son muy deplorables. Un pecador, bajo la influencia de los engaños del enemigo, puede producir un daño incalculable. ¡Oh, cómo ha sido arruinada la fe de muchas almas, y echada a perder su confianza debido a las declaraciones de que creen en los Testimo- niosquienes durante años han demostrado una definida incredulidad en ellos! Me sentí aliviada cuando algunos que habían estado haciendo estas declaraciones sintieron que había llegado el momento de oponerse abiertamente [a ellos]. Me sentí aliviada debido a que las mentes ya no serían cautivadas por las reiteradas acusaciones de que ellos creían en los Testimonios.

Oh, si los que tenían fe en esos hombres pudieran tan sólo saber cómo considera el Señor su confianza en aquellos que, mientras los hombres dormían, habían estado sembrando cizaña entre el trigo.—Carta 126, del 11 de abril de 1906, dirigida a G.I.Butler, presidente de la Unión Meridional de los Estados Unidos.

========================

DEVOCIONAL

ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*