10 de septiembre 2020 | Devoción Matutina para Jóvenes | Mark Twain

Velen y oren para que no cedan ante la tentación. Mateo 26:41.

El verdadero nombre de Mark Twain era Samuel Langhorne Clemens.

De niño, vivió toda clase de aventuras, experiencia que le valió para escribir Tom Sawyer y Huckleberry Finn, dos de sus obras cumbres.

Una epidemia de sarampión azotó el pueblo de Hannibal, Misuri, en 1845, año en que Sam cumplía diez años de edad. Uno de sus amigos enfermó, y se quedó sin compañero con quien jugar.

-¡No se te ocurra salir de casa! -le advirtió la mamá a Samuel-, ¡No quiero que te contagies con el sarampión!

Pero Sam quería tener sarampión. No soportaba la idea de que sus amigos experimentaran algo que él no. Así que, se escapó a la casa de Will Bowen.

-A su casa, jovencito -le ordenó la Sra. Bowen.

En lugar de regresar rodeó la casa, entró por la puerta trasera y subió nuevamente al cuarto de Will. Al cabo de unos diez minutos lo volvió a encontrar la Sra. Bowen y lo mandó a su casa.

-Creo que volveré de noche -decidió Sam.

Esperó a que todos se durmieran en su casa para salir por la ventana y correr a casa de los Bowen. Subió a la ventana de Will y entró en el cuarto. Luego se metió en la cama con su amigo. Los dos muchachos pasaron la mitad de la noche conversando, y a la mañana siguiente no despertaron a tiempo. La Sra. Bowen encontró a Sam en el cuarto de Will, y lo llevó personalmente con su mamá. El muchachito sintió mucha satisfacción cuando al día siguiente estaba lleno de manchitas rojas en todo el cuerpo.

-Debería darte la paliza de tu vida -le dijo su mamá-; pero creo que la fiebre será castigo suficiente.

¡Y lo fue! Durante una semana ardió en fiebre y le dolían los huesos. Hubo días en que su familia pensó que iba a morir.

¿No crees que fue una actitud necia la que asumió Samuel? Estuvo jugando con la tentación, desafiando a la enfermedad. Puedo recordar a dos personajes de la Biblia a quienes se les advirtió que se alejaran de la tentación, pero respondieron igual que Samuel. Se metieron en problemas, sabiendo bien lo que hacían. ¿Quiénes fueron? Una fue mujer, el otro un hombre.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*