10 de septiembre 2019 | Devoción Matutina para Jóvenes | Prosperidad

¿Has visto hombre solícito en su trabajo? Delante de los reyes estará; no estará delante de los de baja condición. Proverbios 22:29.

En 2011 llegué a trabajar a Othello, Washington, y me dispuse a buscar una casa de alquiler. Luego de recorrer el pueblo, me reuní con un residente que me orientaba en la búsqueda.

—¿Cómo le fue? ¿Ya encontró casa? —preguntó.

—Todavía no. Por cierto, en mi búsqueda fui a parar al barrio de los anglosajones. Había unas mansiones impresionantes —respondí.

—No —me corrigió—. Ese no es barrio de anglos, es el barrio de los hispanos que vinieron de Nuevo León, México.

La revelación me sorprendió. Quise saber más.

—Los padres de los dueños de esas casas vinieron hace muchos años, contratados para recolectar las cosechas —prosiguió—. Algunos aprendieron a manejar maquinaria pesada, y los dueños de las tierras los pusieron a transportar los insumos y las cosechas. Con el tiempo consiguieron sus propios remolques, y llegaron a ser trabajadores independientes. Progresaron, y el resultado son esas mansiones.

Seguí recorriendo el pueblo. Vi grandes tiendas y enormes iglesias con rótulos en español, construidas por estos inmigrantes, una de ellas en la calle Nuevo León. En Othello, los antiguos recolectores de cosechas son los ricos del pueblo. Algo parecido, pero en mayor escala, ocurrió en el sur de Florida con los muchos inmigrantes cubanos.

Estos casos demuestran que la condición de inmigrante puede no ser una limitante si al talento se añade el deseo de superación, el trabajo y la administración sabia de los recursos. Y si le agregamos la fe, el éxito se torna en prosperidad. Los inmigrantes hispanos siguen llegando a los campos de Othello. No les quitan el trabajo a los anglosajones. En los campos de labranza solo hay letreros en español con ofertas de trabajo.

En 1729 a.C., José, el hijo de Jacob, llegó a Egipto en condición de esclavo. Ahí fue encarcelado injustamente, y de ahí salió para ser el Primer Ministro y el Secretario del Trabajo del Egipto de los faraones (ver Génesis 37-45). José fue el mejor trabajador, el mejor presidiario, el mejor auxiliar en la cárcel y el mejor administrador que Egipto jamás haya tenido. Trabaja y sé honesto, y serás exitoso y próspero.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2019

VOLANDO ALTO – VALORES

Lecturas devocionales para Jóvenes 2019

Compartir
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*