10 de noviembre 2019 | Devoción Matutina para Adultos | Sabiduría

 “El que gana almas es sabio” (Proverbios 11:30).

El concepto bíblico de sabiduría está directamente asociado al conocimiento de Dios. Sin él no somos nada, y nada de lo que pensamos, decimos o hacemos tiene un significado real. La sabiduría divina no se limita al campo intelectual. Pasa por todos los aspectos de la vida y desemboca en un comportamiento que revela claramente el contacto con Dios. De manera más específica, el texto bíblico de hoy nos dice que la sabiduría se revela en la actitud de ganar almas.

Llevar personas al Reino de Dios es resultado de mucho trabajo, compromiso con la misión y habilidad relacional. Solamente un corazón encendido por la llama del evangelio estará dispuesto a enfrentar los desafíos de la conquista de personas para el Reino de los cielos. El poder del Espíritu Santo inflama el corazón con amor y enriquece la mente con sabiduría. Esa combinación resulta en personas salvas.

Ovidio Arzamedia y Alberto Pavón han experimentado esa realidad. Son vecinos, miembros de la misma iglesia, y también forman una pareja misionera. Viven en la ciudad de Curuguaty, en el Paraguay, donde Ovidio trabaja como constructor y Alberto tiene un negocio de electrónica.

Ambos tienen familia y varias responsabilidades, pero dedican un tiempo cada semana a la misión. Todos los sábados viajan 170 kilómetros en moto, pagando sus propios gastos, para dar estudios bíblicos y organizar iglesias. Andan por caminos difíciles, algunas veces bajo un sol abrasador y temperaturas de hasta 40 grados; otras, con lluvias intensas. Pero no se rinden.

Cumplir la misión, para ellos, no es algo simple ni barato, pero a pesar de esto abrazaron ese llamado y han sido bendecidos. Evangelizar no ocupa solamente su tiempo libre. Ellos decidieron dedicar lo mejor que tienen para salvar vidas. Ovidio y Alberto son hombres sabios. Aunque no son diplomados con títulos académicos destacados, son plantadores de iglesias y ganadores de almas.

El conocimiento real respecto de Dios es fruto del nuevo nacimiento, que produce invariablemente el deseo de compartir las nuevas de salvación. El mismo Dios que nos motiva a trabajar por la salvación de los otros nos capacita con sabiduría para eso. El cielo es el destino de los sabios, es decir, de aquellos que conocen y aman a Dios.

Permite que el Señor inunde tu corazón con el evangelio, y tu mente será inflamada con el conocimiento que te hará sabio para la salvación. ¿El resultado? Mucha gente será conducida al cielo.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2019

NUESTRA ESPERANZA

Erton Kohler

Lecturas devocionales para Adultos 2019

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*