10 de diciembre 2019 | Devoción Matutina para Adultos | Cuerpo de Cristo

 ‘Ahora bien, ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno es miembro de ese cuerpo’ (1 Corintios 12:27, NVI).

Una de las mejores ilustraciones que la Biblia usa para la iglesia es el cuerpo humano. Esta permite aplicaciones perfectas, pues todos los miembros están interconectados entre sí, cada uno cumple funciones importantes, y Cristo representa la cabeza.

El apóstol Pablo utiliza esta ilustración para afirmar que la iglesia es el “cuerpo de Cristo”. En el Calvario, esa comparación queda aún más clara. Allá, el cuerpo de Cristo está suspendido, los clavos atraviesan sus manos y la sangre escurre por las muñecas. Hay una corona de espinas sobre su cabeza y la sangre chorrea por su rostro. Allí, Jesucristo es traicionado por Judas, negado por Pedro, acusado por los dirigentes judíos y crucificado por los romanos.

Después del último suspiro, es retirado de la cruz. Su cuerpo está ensangrentado y herido. Si tú y yo hubiésemos estado frente a esa escena, ¿qué habríamos pensado? Posiblemente, que el cristianismo estaba terminado y sin futuro.

Gracias a Dios, la mañana de la resurrección llegó y Cristo resurgió. Salió del sepulcro y se levantó triunfante. La iglesia de Cristo, como su cuerpo, también enfrenta dolor, sufrimiento, maltrato y opresión. Algunas veces, la niegan amigos y es ridiculizada por enemigos. Pero llegará el día de la “resurrección”. El pueblo de Dios será despertado por el poder del Espíritu Santo, se levantará y anunciará el evangelio hasta los confines de la Tierra.

A veces la iglesia parece estar abatida, derrotada o casi destruida; pero llegará a su destino. No será fragmentada ni destruida; no quedará irreparablemente dañada. La iglesia está en las manos del Señor y finalmente triunfará.

Elena de White es clara: “Por débil e imperfecta que parezca, la iglesia es el objeto al cual Dios dedica en un sentido especial su suprema consideración” (Los hechos de los apóstoles, p. 11). Finalmente, triunfará. La única decisión que necesitamos tomar es si triunfaremos con ella. ¿Usaremos los dones que Dios nos dio y todas nuestras fuerzas para edificar la iglesia, y no para destruirla? ¿Amaremos cada vez más a la novia de Cristo, como él la ama?

La iglesia tiene necesidades, pero la gracia de Dios es mayor que todas ellas. De modo semejante a la resurrección de Jesús, la iglesia será reavivada y cumplirá totalmente su misión. Debes mantenerte en el cuerpo de Cristo y su vida también será tuya.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2019

NUESTRA ESPERANZA

Erton Kohler

Lecturas devocionales para Adultos 2019

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*