10 de agosto 2020 | Devoción Matutina para Damas 2020 | Las advertencias de Jesús

UN DÍA A LA VEZ
Lecturas Devocionales para Mujeres 2020

“Todo árbol que no da buen fruto, se corta y se echa al fuego” (Mat 7:19).

El 13 de marzo de 1991, en una de las carreteras más transitadas de Gran Bretaña, se produjo un terrible accidente. Diez personas murieron, pero muchas otras salvaron la vida gracias a la actitud de un hombre que fue considerado un héroe. Alan Bateman, que había sido uno de los primeros en colisionar, se dio cuenta de la gravedad de la situación e inmediatamente salió de su auto dañado y comenzó a correr por la carretera, advirtiendo a todos los conductores que se iban acercando al lugar de la colisión. Asilos obligaba a reducir la velocidad y a evitar formar parte de aquel accidente en cadena. Muchos se sintieron molestos por los avisos de Alan, e incluso le tocaban fuertemente la bocina para que se apartara de la carretera y les permitiera seguir su camino. No todos apreciaron su sacrificio, porque llevaban en sus mentes sus propias agendas, que los hacían permanecer ajenos a la escena que estaban viviendo en realidad.
Lo que hizo Alan Bateman tiene una explicación muy sencilla; se llama acto de amor. Pero no todo el mundo sabe interpretar lo que tiene delante y, a muchos, incluso el amor les molesta. Esto es lo que nos sucede a veces con Jesús. Su vida entera fue un acto de amor, y muchas de sus palabras fueron advertencias para evitarnos el mal hacia el que nos dirigimos. Solo quien te aprecia, te advierte; y Jesús nunca dejó de hacerlo. Nos ha dado advertencias como las siguientes:
• “Cuídense de la Levadura de Los fariseos” (Mat. 16:6); es decir, de la hipocresía.
• “Entren por la puerta angosta. Porque la puerta y el camino que llevan a la perdición son anchos y espaciosos, y muchas entran por ellos” (Mat. 7:13); es decir, sigue en el camino del evangelio aunque por ello seas impopular.
• “Todo árbol que no da buen fruto, se corta y se echa al fuego” (Mat. 7:19); por lo tanto, da buenos frutos por medio de una relación con el Espíritu Santo.
• “El que me oye y no hace lo que yo digo, es como un tonto que construyó su casa sobre la arena. Vino la lluvia, crecieron los ríos, soplaron los vientos y la casa se vino abajo. ¡Fue un gran desastre!” (Mat. 7:26,27).
Evita el desastre en tu vida al seguir las advertencias de Jesús.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2020



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*