10 de abril | Devocional: Exaltad a Jesús | Hay que comparar la escritura con la escritura

Porque mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá. Isaías 28:10.

Estamos sumamente agradecidos de poseer la segura palabra profética, así que ninguno de nosotros necesita ser engañado. Sabemos que actualmente existen herejías y fábulas en nuestro mundo, y deseamos conocer cuál es la verdad. Para lograr ese conocimiento nos conviene investigar cuidadosamente por nosotros mismos. Pero no se lo puede lograr con una simple lectura de la Biblia, sino que se necesita comparar un texto con otro. Debemos escudriñar las Escrituras por nosotros mismos, para que no nos descarriemos; y aunque muchos pierdan el camino debido a la diversidad de doctrinas que hay en nuestro mundo, hay una sola verdad. Muchos se podrán acercar a ustedes para decirles que tienen la verdad, pero ustedes tienen el privilegio de escudriñar las Escrituras por su propia cuenta. “¡A la ley y al testimonio! si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido”. Necesitamos tener un conocimiento personal de las Escrituras, para que podamos comprender la verdadera razón de la esperanza que hay en nosotros.

El apóstol nos dice que a cada persona que nos pregunte debemos dar una razón de la esperanza que hay en nosotros, con humildad y temor. “La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples”. Salmos 119:130. No basta leer solamente, sino que la Palabra de Dios debe penetrar en nuestros corazones y nuestro entendimiento, para que podamos ser establecidos en la verdad bendita. Si descuidamos el estudio personal de las Escrituras, para saber en qué consiste la verdad, entonces se nos considerará responsables de nuestros propios extravíos. Debemos investigar cuidadosamente las Escrituras para que lleguemos a conocer cada estipulación que el Señor nos ha dado; y si poseemos una mente de capacidad limitada, al estudiar diligentemente la Palabra de Dios nos podemos hacer poderosos en las Escrituras y seremos capaces de explicárselas a otros…

Cuando estén establecidos en las Escrituras, sentirán la responsabilidad e investigarán la Biblia por cuenta propia, para así poder ayudar a otros. Ahora, aunque las iglesias pequeñas tengan pocos miembros, pueden ser una potencia para la verdad. Cada persona debería sentir que sobre ella descansa la solemne responsabilidad de edificar a su pequeña iglesia en la fe más santa. El mismo hecho de que sean tan sólo unos pocos, debería hacer que cada miembro individual se esfuerce fervientemente por encontrar una conexión viviente con Dios; porque la impartición de la verdad a los que le rodean depende de la influencia que usted ejerza sobre ellos.

Cristo dijo: “Vosotros sois la luz del mundo”; por lo tanto deben realizar todo esfuerzo para que esa luz brille. La única forma de saber si la luz que se tiene proviene del cielo, consiste en compararla con las Escrituras… A Josué se le dijo: “Esfuérzate y sé valiente”; porque hay una gran obra delante de ti.—The Review and Herald, 3 de abril de 1888.

========================

DEVOCIONAL

EXALTAD A JESÚS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*