10 de abril 2021 | Devoción Matutina para Adultos 2021 | Servidores y administradores

 

“Por tanto, que los hombres nos consideren como servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios” (1 Corintios 4:1).

 

En el capítulo 4 de la primera Carta a los Corintios hay tres secciones.

  • En la primera sección (vers. 1-10), Pablo se dirige a los responsables de ministrar el evangelio —pastores, ancianos, líderes—, que no debían encabezar facciones. Cristo les dio la responsabilidad de compartir su Palabra con el mundo, y no predicar ni enseñar opiniones y creencias humanas, como encargados de presentar el mensaje puro de la salvación, no adulterado por la filosofía humana. Deben ser fieles y dignos de confianza.

  • En la segunda sección (vers. 11-13), Pablo recuerda que quienes sirven a Dios sufrirán, pero deben sobrellevarlo con valor. Ante la mentira, deben bendecir; ante la persecución, soportar; y ante las disputas, buscar la reconciliación.

  • En la tercera sección (vers. 14-21), Pablo escribe como un padre a sus hijos. Les plantea el desafío de imitar su comportamiento, y les pide que no sean arrogantes. Aquellos que toman en serio el evangelio de Jesucristo son llamados a ser ejemplos

como administradores y servidores. Es necesario enseñar, hablar y orientar, sino que también es muy necesario mostrar, con el ejemplo, el poder del evangelio.

Hablar es fácil, pero dar ejemplo es actuar o comportarse de una manera que los demás pueden imitar. Un ejemplo es la persona o cosa digna de ser imitada por sus buenas cualidades. “Por ejemplo” es la expresión que se usa para presentar un caso concreto de lo que estamos explicando, y “tomar ejemplo” es actuar o comportarse siguiendo el modelo de otra persona.

En el texto, además, Pablo menciona a los servidores. Originalmente se designaba con ese término a los remeros de las galeras de guerra para distinguirlos de los soldados que peleaban en cubierta. Después, comenzó a usarse para cualquier subordinado que hacía trabajos pesados o los ordenanzas que servían al comandante. Por eso, Pablo cree que estos servidores son los ordenanzas del Capitán general, Jesús, siendo así los representantes oficiales humanos de Cristo y los funcionarios regios de su reino.

Por su parte, los administradores son los mayordomos. Los griegos aplicaban esta palabra a los esclavos o los libertos a quienes se les confiaba el cuidado y el manejo de la casa y la tierra pertenecientes a su amo. El ministro del evangelio —ministrar es servir— tiene a su cargo la iglesia de Dios en la tierra y debe proporcionar todo lo necesario para su bienestar.

Señor, ayúdanos a ser fieles servidores y administradores de tu iglesia, buscando salvar pecadores. Recuerda: “La Biblia no manda a los pecadores a buscar la iglesia, sino que manda a la iglesia a que busque a los pecadores” (Billy Graham).

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2021



COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 2
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*