1 de septiembre | Devocional: La maravillosa gracia de Dios |  Visto y oído

Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo. 1 Juan 4:14.

Como testigo de Cristo, Juan no entró en controversias ni en fastidiosas disputas. Declaró lo que sabía, lo que había visto y oído. Estuvo asociado íntimamente con Cristo, oyó sus enseñanzas y fue testigo de sus poderosos milagros. Pocos pudieron ver las bellezas del carácter de Cristo como Juan las vio. Para él las tinieblas habían pasado; sobre él brillaba la luz verdadera. Su testimonio acerca de la vida y la muerte del Señor era claro y eficaz. Hablaba con un corazón que rebosaba de amor hacia su Salvador; y ningún poder podía detener sus palabras.—Los Hechos de los Apóstoles, 443.

Pudo testificar así: “Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida (porque la vida fue manifestada, y la hemos visto, y testificamos, y os anunciamos la vida eterna, la cual estaba con el Padre, y se nos manifestó); lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo”. 1 Juan 1:1-3.

De modo que cada cual puede, por medio de su propia experiencia, atestiguar “que Dios es veraz”. Juan 3:33. Puede dar testimonio de lo que él mismo ha visto, oído y sentido acerca del poder de Cristo. Puede testificar de este modo: “Necesitaba ayuda y la encontré en Jesús. Toda necesidad fue suplida, el hambre de mi alma fue satisfecha; la Biblia es para mí la revelación de Cristo. Creo en Jesús porque para mí es un Salvador divino. Creo en la Biblia porque he descubierto que es la voz de Dios para mi alma.—Testimonies for the Church 8:321.

¿Cómo podremos conocer por nosotros mismos la bondad de Dios y su amor? El salmista no nos dice: “Oye y conoce”, o “lee y conoce”, o “cree y conoce”; nos dice en cambio: “Gustad, y ved que es bueno Jehová”. Salmos 34:8. En lugar de la palabra ajena, probad por vosotros mismos. La experiencia es el conocimiento que resulta de lo que uno mismo comprueba. Lo que se necesita hoy es la religión basada en la experiencia. “Gustad, y  ved que es bueno Jehová”.—Ibid. 5:221.

DEVOCIONAL: LA MARAVILLOSA GRACIA DE DIOS

Elena G. de White

Loading...
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*