1 de noviembre | Devocional: Alza tus ojos | Aceptemos el plan del salvador

Gustad, y ved que es bueno Jehová; dichoso el hombre que confía en él. Salmos 34:8.

[Cristo] era el príncipe del cielo, pero hizo un sacrificio infinito al venir a un mundo estropeado por la maldición que el adversario caído trajo sobre él. Se ase de la raza caída. Jesús nos invita: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”. Mateo 11:28-30. El ofrecimiento y todas las ventajas son nuestros, si aceptamos las condiciones…

Las buenas nuevas de la gracia salvadora deben ser llevadas a todo lugar; la advertencia debe ser dada al mundo, pero se debe practicar la economía si nos movemos en el espíritu con el cual Cristo nos dio ejemplo en su vida de servicio…

El Evangelio está asociado a la luz y la vida. Si no hubiera luz solar toda la vegetación perecería, y la vida humana no podría existir. Toda la vida animal moriría. Deberíamos considerar que no debe haber extravagancias en ningún sentido… Estamos preparándonos para la futura vida inmortal en el reino de los cielos. Esperamos hacer nuestra obra a la luz y con el poder del grande y todopoderoso Sanador. Todos deben practicar el sacrificio propio. Cada uno debe aprender de Cristo. “Aprended de mí -dice-, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas”. Mateo 11:29…

Nuestra obra debe ser estudiada cuidadosamente, y debe estar de acuerdo con el plan de nuestro Salvador. El podría usar ejércitos de ángeles para mostrar su carácter verdadero, soberano, pero dejó todo esto de lado, y vino a nuestro mundo vestido de humanidad, para sufrir con ella todas las tentaciones que el hombre debe enfrentar. El fue tentado en todos los aspectos en que los seres humanos son tentados, para estar en condiciones de revelar que es posible que nosotros seamos vencedores victoriosos, uno con Cristo como El es uno con el Padre. “A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:11, 12.

Dios llama a los adventistas del séptimo día a revelar al mundo que nos estamos preparando para las mansiones que Cristo ha ido a preparar para quienes purifiquen sus almas obedeciendo la verdad tal como es en Jesús. Que cada alma que acuda a Cristo se niegue a sí misma, tome su cruz, y le siga.—Carta 309, del 1 de noviembre de 1905, dirigida al pastor J. A. Burden y esposa.

========================

DEVOCIONAL: ALZA TUS OJOS

Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*