1 de marzo | Devocional: Una religión radiante | La alegría, un don de Dios

«Es un hecho que Dios da sabiduría, conocimientos y alegría a quien es de su agrado, y que al pecador le da el trabajo de recoger y amontonar, para dárselo a quien es del agrado de Dios.¡Y también esto es vanidad y aflicción de espíritu!». Eclesiastés 2:26, RVC

DIOS ES LA FUENTE de vida, luz y dicha para el universo. Como los rayos de la luz del sol, como las corrientes de agua que brotan de un manantial vivo, las bendiciones descienden de él a todas sus criaturas— El camino a Cristo, cap. 9, p. 113.
Observemos las maravillas y bellezas de la naturaleza; fijémonos en su prodigiosa adaptación a las necesidades y a la felicidad, no solamente de cada ser humano, sino de todos los seres vivientes. La luz del sol y la lluvia que alegran y refrescan la tierra; los montes, los mares y las praderas, todo nos habla del amor del Creador. […]
«Dios es amor» está escrito en cada capullo de flor que se abre, en cada tallo de la hierba que crece. Las lindas aves que llenan el aire de melodías con sus dulces cantos, las flores exquisitamente matizadas que en su perfección perfuman el ambiente, los imponentes árboles del bosque con su rico follaje de esplendoroso verdor; todo atestigua del tierno y paternal cuidado de nuestro Dios y de su deseo de hacer felices a sus hijos.— Ibíd., cap. 1, pp. 13-15.

«Has hecho de él manantial de bendiciones; tu presencíalo ha llenado de alegría. Salmo 21:6, NVI «En ti se halla el manantial de la vida, y por tu luz podemos ver la luz).» Salmo 36; 9, KVC

UNA RELIGIÓN RADIANTE
Reflexiones diarias para una vida cristana feliz
Elena G. de White

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*