1 de junio 2023 | Devoción Matutina para Jóvenes 2023 | Obras de misericordia

«Palabra fiel es esta, y en estas cosas quiero que insistas con firmeza, para que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles a los hombres.» Tito 3:8

Si nos apoyásemos en este texto de Tito sin su contexto, podríamos llegar a concluir que debemos ocuparnos continuamente en buenas obras y que, quizá, podamos adquirir así la salvación. Sin embargo, solo tienes que leer los versículos anteriores para verificar que no es así. Pablo deja bien claro que la salvación es una manifestación de la bondad y amor de Dios, que la recibimos por la misericordia de Cristo y la renovación en el Espíritu Santo. Las obras de justicia no suman para la redención. Ahora, también afirma que tras instalar esa verdad en nuestros corazones debemos ocuparnos en las obras de misericordia. O sea, vivir a Cristo con tal intensidad que se refleje en nuestras acciones, que seamos personas que crezcamos en lo virtuoso.
Así lo presenta Elena G. White cuando se refiere a Jesús, nuestro modelo: «Nuestro Salvador era la luz del mundo; pero el mundo no lo conoció. Estaba constantemente ocupado en obras de misericordia, proyectando luz sobre la senda de todos; sin embargo no pidió a aquellos con los cuales se relacionaba que contemplaran su virtud inigualable, su abnegación, su espíritu de sacrificio y su benevolencia. Los judíos no admiraban una vida tal. Ellos consideraban su religión sin valor, porque no estaba de acuerdo con su norma de piedad; decidieron que Cristo no era religioso en espíritu o en carácter; porque la religión de ellos consistía en ostentación, en orar en público y en hacer obras de caridad por causa del efecto […]. El más precioso fruto de la santificación es la gracia de la mansedumbre. Cuando esta gracia preside en el alma, la disposición es modelada por su influencia. Hay un constante esperar en Dios, y una sumisión a la voluntad divina» [Consejos para la iglesia, p. 91].
En esta cita también adviertes un segundo modelo de religión. Un modelo fundamentado en las normas, en el aparentar, en las obras de justicia que se detienen en la letra y abandonan el Espíritu. Apártate de ese modelo, no es el de un verdadero cristiano.
Te sugiero que hagas como nuestro Maestro. Ayuda a suplir las necesidades materiales: da de comer al hambriento, de beber al sediento, hospedaje al sin techo, ropa al desnudo, compañía a enfermos y presos. Y las espirituales: da conocimiento al que no sabe, consejo al necesitado, corrección al equivocado, consuelo al triste, respeto al diferente y perdón a todos. Has de saber que no tiene nada que ver con tu salvación pero sí con tu carácter.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2023



(4404)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*