1 de febrero | Mi vida Hoy – Una vida llena del Espíritu | El don divino del Espíritu

“Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con voso-tros para siempre: al Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce: mas vosotros le conocéis: porque está con vo-sotros, y será en vosotros”. (Juan 14:16-17)

En el transcurso de la dispensación hebrea la influencia del Espíritu de Dios se reveló en forma señalada, pero no plena. Durante siglos se han elevado oraciones pidiendo el cumplimiento de la promesa divina referente al otorgamiento de su Espíritu; ninguna de esas fervientes súplicas ha sido olvidada.
Cristo decidió que cuando él ascendiera al cielo, concedería un don a los que habían creído y a los que creerían en él. ¿Qué don sería lo suficientemen-te rico para señalar y embellecer su ascensión hacia el trono del Intercesor? Debía ser digno de su grandeza y condición de rey. Resolvió dar su Representante, la tercera persona de la Divinidad. Este don no se podía sobrepujar. Cristo quería dar todos los dones en uno, y por lo tanto, su donación fue el Espíritu divino, poder santificador, que ilumina y convierte…
El Espíritu fue dado según la promesa de Cristo, y como un fuerte viento descendió sobre los que estaban congregados, llenando toda la casa. Descendió con plenitud y poder como si por siglos hubiera estado contenido; y se derramó sobre la iglesia, para que ésta lo transmitiera al mundo…
Los creyentes se convirtieron de nuevo. Los pecadores se unieron con los cristianos para buscar la perla de gran precio. . . . Cada cristiano veía en su hermano la divina imagen de la benevolencia y el amor. Un solo interés pre-valecía. Un solo tema sorbía todos los demás. Todos los pulsos latían en sano concierto. La única ambición de los creyentes era ver quién podía revelar con mayor perfección la semejanza del carácter de Cristo, y quién podía hacer más para ensanchar su reino. (BE, 27-02-1899)
Se envió el Espíritu Santo como el tesoro más preciado que el hombre pudiera recibir. (BE, 22-05-1899)

DEVOCIONAL MI VIDA HOY
Reflexiones para cada día
Elena G. de White
https://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Category:

Devocional

Comments are closed.