1 de diciembre 2019 | Devoción Matutina para Adultos | Osadía en la misión

“Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte” (Apocalipsis 12:12).

Estamos en guerra, y los efectos de este enfrentamiento están llegando al límite. El planeta, la iglesia, las familias y las personas no soportan más las consecuencias del pecado. Queremos ver, muy pronto, el gran conflicto terminado, con pecado y pecadores destruidos y la armonía en todo el universo restaurada (ver El conflicto de los siglos, pp. 736,737).

Desde que fue expulsado del cielo, Satanás ha puesto toda su osadía en la destrucción. Está enojado y sabe que le queda poco tiempo; por eso, ruge como un león “buscando a quien devorar” (1 Ped. 5:8). Por causa de esto, ¿no debería cada uno de nosotros trabajar con más osadía para salvar? Como los ángeles, ¿no deberíamos “volar por en medio del cielo, [con] el evangelio eterno para predicarlo a los que moran en la tierra, y a toda nación y tribu y lengua y pueblo” (Apoc. 14:6)? Esa es la manera más rápida para ver el fin del dolor y del sufrimiento, pues todos conocerán nuestra esperanza y Cristo volverá a la Tierra para buscar a su pueblo.

Por otro lado, necesitamos evitar la distracción de confundir nuestro papel social con nuestra misión espiritual. Sin dudas, nuestro llamado involucra amar y servir a la comunidad; y también es cierto que existe mucha gente que necesita ayuda. Sin embargo, nuestra misión espiritual es preparar al mundo para la segunda venida de Jesús. Eso comprende acciones sociales, pero nuestra prioridad es la predicación del evangelio. No podemos entusiasmarnos con la satisfacción de servir y considerar que ya estamos cumpliendo la misión de salvar. Servir ayuda a aliviar necesidades exteriores y temporales, pero solo la salvación soluciona los problemas interiores y trae soluciones eternas.

Sirvamos a la comunidad con amor, pero especialmente cumplamos la misión con osadía. Las puertas continúan abiertas y los corazones están cada vez más carentes. Elena de White nos hace un llamado: “Cada día termina el tiempo de gracia para algunos. […] ¿Y dónde están las voces de amonestación y súplica que induzcan a los pecadores a huir de esta pavorosa condenación? ¿Dónde están las manos extendidas para sacar a los pecadores de la muerte? ¿Dónde están los que con humildad y perseverante fe ruegan a Dios por ellos?” (Patriarcas y profetas, p. 135).

Como misioneros, luchamos en el ejército del Señor, aguardando con mucha expectativa el regreso de Jesús y el fin del Gran Conflicto. Usa todos los medios disponibles y vence todas las barreras posibles para testificar con osadía. Dios estará a tu lado.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2019

NUESTRA ESPERANZA

Erton Kohler

Lecturas devocionales para Adultos 2019

COMPARTIR
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*