Viernes 9 de noviembre 2018 | Devoción Matutina Adultos

Oración en el nombre de Jesús

Devoción matutina para adultos 2018 Las oraciones más poderosas de la biblia Ricardo Bentancur Lecturas devocionales para Adultos 2018

Devoción matutina para adultos 2018
Las oraciones más poderosas de la biblia
Ricardo Bentancur
Lecturas devocionales para Adultos 2018

Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. Juan 14:13,14.

¿Qué significa orar “en nombre de Cristo”?

De las palabras de Jesús en Juan 14:13 y 14 brotan tres ideas: nuestro poder espiritual depende de nuestro contacto consciente con Dios a través de la oración. La plenitud del Padre y de Cristo, y su voluntad, no dependen de nuestra oración. Pero nuestra capacidad de recibir esa plenitud y, por lo tanto, la posibilidad de comunicarnos con él, sí dependen de nuestra oración. Finalmente, a veces no percibimos las respuestas a nuestras oraciones porque no estamos alineados con la mente de Dios.

La efectividad de nuestra oración depende de nuestra unidad consciente con el Cristo revelado. “Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré” (vers. 14), dice él. Muchos creyentes consideran que basta con repetir de manera mecánica la fórmula, “en tu nombre”, que en realidad es una forma solapada de egoísmo, de querer hacer la propia voluntad en nombre de Cristo.

¿Qué significa orar en su nombre? El nombre de Cristo es la revelación de su carácter: hacer algo en nombre de otra persona es hacerlo como su representante, y darse cuenta de que, en cierto sentido, profundo y real, somos uno con él. Orar en nombre de Cristo gatilla en nosotros la necesidad de preguntarnos si estamos siendo sus representantes en la Tierra, si estamos haciendo su voluntad. Cuando somos conscientes de nuestra necesidad de Cristo, y acudimos a él, y le entregamos diariamente nuestro corazón en oración, estamos comenzando a orar en nombre de Jesús.

La oración en el nombre de Cristo exige disciplina y vigilancia. Excluye todo egoísmo. Y si, como dice nuestro texto, el fin de la obra del Hijo es la gloria del Padre, ese mismo fin, y no nuestra voluntad, será el propósito de toda oración que se ofrece en su nombre. Cuando oramos así, el Padre responde, y la gente creerá en Jesús, porque lo ve en nosotros. El mundo no cree en el Dios de los cristianos, no por causa de Dios, sino por la vida de quienes dicen ser sus representantes.

La comunicación diaria, secreta y profunda con Dios es como esa gota de agua que trabaja silenciosa en un cultivo hidropónico, cuyas plantas crecen aun en la arena. La oración en el nombre de Cristo ¡siempre da frutos!

Oración: Señor, quiero glorificarte con mi vida.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018

LAS ORACIONES MÁS PODEROSAS DE LA BIBLIA

Ricardo Bentancur

Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*