Viernes 7 de octubre 2016 | Devoción Matutina para Menores 2016 | La gran celebración


En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. Juan 7:37.

De las tres fiestas religiosas que se celebraban en Jerusalén, ninguna traía más grande regocijo que la Fiesta de los Tabernáculos. No solo era un momento de agradecimiento al final de la cosecha de las frutas y del olivo, sino también un recordativo del cuidado de Dios para con Israel durante sus peregrinaciones por el desierto.
Pero, lo más destacado de la fiesta ocurría cuando un sacerdote llevaba una jarra de agua desde el arroyo de Cedrón, marchando al compás de la música, todo el camino hacia el altar del Templo. Junto con una jarra de jugo de uva, se derramaba en un lavatorio, y luego ambos fluían a través de una tubería, de regreso al Cedrón. Esta agua consagrada era un símbolo del agua que Dios permitió que saliera a borbotones de aquella roca, para saciar la sed del pueblo en el desierto.
Como se esperaba que todos los judíos asistieran a la celebración, los hermanos de Jesús se sorprendieron de que no hubiese hecho ningún preparativo para partir hacia Jerusalén. Querían que descendiera y mostrara a todos que era el Mesías. Si era verdaderamente el Mesías, debería descender hasta allí y mostrar lo que podía hacer, razonaban.
Hablaron a Jesús con tono de autoridad, como si debiera ir a Jerusalén porque ellos se lo decían. Pero Jesús no recibía órdenes de ellos; en su lugar, les devolvió la reprimenda. Sabía que el mundo ama a aquellos que son así de egoístas.
“El mundo no los odia”, dijo, “pero me odia a mí, porque señalo su maldad. Ustedes vayan a la fiesta. Yo no voy a ir ahora”.
Más tarde, después de que todos habían tomado las atestadas rutas usuales de las caravanas, Jesús tomó en secreto un camino alternativo a Jerusalén. No quería que la gente comenzara un tumulto cuando entrara en la ciudad, por temor a que las autoridades dijeran que estaba intentando derrocar al Gobierno. Pero repentinamente, cuando todos estaban hablando con entusiasmo sobre él y preguntándose si se atrevería a ir a la ciudad donde había tanto odio hacia él, se puso de pie en el Templo y enseñó a la gente.
Y el último día de la fiesta, con voz fuerte y resonante para que todos pudieran oír, explicó el verdadero significado de la ceremonia del agua. El era el agua de vida, y ellos no lo sabían.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2016
¡GENIAL!
Dios tiene un plan para ti
Por: Jan S. Doward
Lecturas devocionales para niños 2016
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:
http://videosadventistas.com/
http://espacioadventista.org/
========================

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*