Viernes 7 de julio 2017 | Devoción Matutina Jóvenes | Misión suicida

“No hay un amor más grande que el dar la vida por los amigos” (Juan 15:73, NTV).

Ese 7 de julio de 2005, cuatro explosiones paralizaron el sistema de transporte público de Londres en plena hora pico. A las 8:50, explotaron tres bombas a 50 segundos de intervalo, en tres vagones del metro de Londres. Una cuarta bomba explotó en un autobús a las 9:47, en la Plaza Tavistock. Provocaron una interrupción severa en el transporte de la ciudad y la infraestructura de telecomunicaciones.

En los ataques, fallecieron 56 personas, incluidos los cuatro terroristas sospechosos, y hubo 700 personas más heridas.

Se identificaron cuatro hombres presuntamente terroristas suicidas. Fueron los segundos atentados suicidas en Europa occidental con presencia de civiles inocentes (tras el 11M en Madrid); aparentemente, habían sido planeados por organizaciones paramilitares islamistas con sede en el Reino Unido. La organización terrorista Al-Qaeda asumió la responsabilidad.

Los presuntos terroristas suicidas fueron:

  • Hasib Hussain: Autobús número 30. Descendiente de pakistaníes, de 18 años, residente en Colenso Mount, Leeds.

  • Jamal Lindsay: Tren de la Piccadilly Une. Oriundo de Jamaica, residente de Aylesbury.

  • Mohamed Sadique Khan: Tren de Edgware Road. De 30 años, casado.

  • Shehzad Tanweer: Tren de Aldgate. Descendiente de pakistaníes, de 22 años.

Lo llamativo es la edad de estos terroristas suicidas: entre 18 y 30 años, edad de muchos lectores de estas meditaciones diarias. ¿Qué lleva a un joven de 18 años, con toda una vida por delante, a cometer un suicidio que acaba también con la vida de otros? ¿Qué concepto de “lucha” por el bienestar futuro lleva a cercenar el futuro de los demás? Evidentemente, para ellos, el fin justifica los medios al punto de despreciar el principio más básico: la dignidad y el valor de la vida misma.

Paralelamente, observamos otro fenómeno en millones de jóvenes: vidas sin expectativas ni ideales, sumidas en la satisfacción de necesidades básicas pero sin encontrar un sentido por el cual vivir. Lo único importante es el presente y la gratificación sensorial, un hedonismo en el que solo cuentan las necesidades personales.

¿Existirá aquí un medio justo? Por supuesto. En Cristo encontramos la respuesta a nuestro vacío existencial y a nuestros anhelos espirituales más profundos; además, una relación con él nos lleva a volcarnos hacia el prójimo. Esta misión es para traer vida, no quitarla; es ayudar a levantar y a crecer, no destruir.

Hoy, deja que Cristo te llene, para luego ayudar a otros a encontrar ese camino. MB

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2017

UN DÍA HISTÓRICO

Pablo Ale – Marcos Blanco

Lecturas devocionales para Jóvenes 2017

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*