Viernes 30 de septiembre 2016 | Devoción Matutina para Jóvenes 2016 | Contento con lo que tengo


DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2016 #VISITAMIMURO Por: J. Vladimir Polanco Lecturas devocionales para jóvenes 2016

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2016
#VISITAMIMURO
Por: J. Vladimir Polanco
Lecturas devocionales para jóvenes 2016

“Así que, si tenemos ropa y comida, contentémonos con eso” (1 Timoteo 6:8, NVI).

Como mucha gente de nuestra época, Juan no estaba conforme con su trabajo de picapedrero. Su salario era muy bajo; su casa no era grande; no tenía auto. Vivía codiciando lo que otros tenían. Una noche se le apareció la Ambición y le dijo: “Juan, te daré lo que quieras, solo tienes que pedírmelo”. Ni corto ni perezoso, el picapedrero respondió: “Quiero ser rey”. De inmediato su deseo se hizo realidad, y apareció viviendo en un suntuoso palacio.

Una tarde, mientras recorría los espléndidos jardines de su residencia, los rayos del sol le golpeaban enérgicamente. Juan llamó a la Ambición y le dijo: “Quiero ser el Sol”. De inmediato se convirtió en el astro rey. Sin embargo, al ver que una nube bloqueaba sus rayos, Juan se entristeció y le hizo otro pedido a la Ambición: “Debido a que la nube puede tapar mi luz, ahora quiero ser una gran nube”.

Poco tiempo después la nube se deshizo y cayó en forma de agua sobre una gran roca. Juan, admirado por la fortaleza de la roca, le pidió a la Ambición que lo transformara en una gran roca. La Ambición aceptó su pedido y Juan se convirtió en una inmensa y fuerte roca. Por fin todo le había salido como él quería, ya sí se sentía conforme consigo mismo. Sin embargo, cuando pasaron varios días llegó un picapedrero y comenzó a picar la roca. El pobre Juan gritó con desesperación: “¡Quiero ser un picapedrero!” Desde entonces nunca más volvió a quejarse de su situación.

Lo que Juan precisaba no era aspirar a ser algo mejor, sino aprender a estar contento con lo que tenía. A veces, en nuestro legítimo deseo de aspirar a más de lo que tenemos, no disfrutamos lo que ya tenemos. Creo que nos vendría bien aplicarnos el consejo bíblico: “He aprendido a contentarme con lo que tengo” (Filipenses 4:11)- Cuenta William Barclay que alguien se acercó al rey Enrique VI y le preguntó dónde estaba su corona; su majestad respondió: “Mi corona está en mi corazón, no en mi cabeza; no adornada de diamantes y de piedras de la India; no se puede ver; mi corona se llama contentamiento” (Comentario al Nuevo Testamento, 17 tomos en 1, p. 832). ¿Tienes esa corona? Si es así comparte la etiqueta de hoy:

#SoyFelizConLoQueTengo

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2016

#VisitaMiMuro

Por: J. Vladimir Polanco

Lecturas devocionales para jóvenes 2016

http://devocionmatutina.com

Facebook:

https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

========================

Visita también:

http://videosadventistas.com/

http://espacioadventista.org/

========================

Comments

Comentarios

Comments are closed.