Viernes 28 de octubre 2016 | Devoción Matutina para Menores 2016 | La voz tronadora de Dios el Padre


Y la multitud que estaba allí, y había oído la voz, decía que había sido un trueno. Otros decían: Un ángel le ha hablado. Respondió Jesús y dijo: No ha venido esta voz por causa mía, sino por causa de vosotros. Juan 12:29,30.

Cerca de la hora en que Jesús estaba alistándose para dejar el Templo, escuchó un pedido extraño. Algunos griegos habían venido para adorar y para ver a Jesús, y se habían contactado con Felipe.
Felipe, que usualmente era un poco lento e inseguro, habló a su amigo Andrés* ¿Qué deberían hacer? A todos los que no eran judíos se los restringía al atrio de los gentiles, y ni se atrevían a entrar en el Templo. Así que, los dos fueron a buscar a Jesús, quien prontamente salió para una entrevista personal.
Cuando Jesús nació en Belén, el pueblo judío estaba tan ocupado con sus planes orgullosos que ni se enteraron de su nacimiento. Pero los hombres sabios del este lo supieron y fueron a adorarlo, ¡Ahora, al final de su ministerio, cuando la nación judia lo rechazó, otro grupo de “paganos” extranjeros había sido atraído por él; esta vez venían del oeste. Para él, estas visitas de todas partes indicaban que una gran cosecha espiritual estaba por suceder.
Jesús sabía que podía salvarse a sí mismo de la muerte; pero también sabía que solo por medio de la muerte podía convertirse en la semilla de aquella gran cosecha de los redimidos.
Pero, Jesús estaba afligido. Por un lado, sabía cuán terrible sería morir la muerte que es el castigo final por el pecado y sentir la total separación de Dios; por otro lado, era la única manera de salvar a los seres humanos. Mientras se sentó a pensar sobre lo que estaba porvenir, una misteriosa nube pareció juntarse a su alrededor. Decidió que, sea lo que fuere que pasara, se sometería a la voluntad de su Padre. “Padre, glorifica tu nombre” (Juan 12:28).
De pronto, una voz tronó del cielo: “Lo he glorificado, y lo glorificaré otra vez” (ibíd.). Dios el Padre había hablado en el bautismo de Jesús, y otra vez en el monte de la transfiguración. Esta fue la tercera y última vez.
“Al oírse la voz, una luz brotó de la nube y rodeó a Cristo, como si los brazos del poder infinito se cerniesen alrededor de él como una muralla de fuego. La gente contempló esta escena con terror y asombro. Nadie se atrevió a hablar” (El Deseado de todas las gentes, p. 578). Los griegos entendieron el significado completo. Estaban contentos de que Jesús fuera el Hijo de Dios.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2016
¡GENIAL!
Dios tiene un plan para ti
Por: Jan S. Doward
Lecturas devocionales para niños 2016
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:
http://videosadventistas.com/
http://espacioadventista.org/
========================

Comments

Comentarios

Comments are closed.