Viernes 24 de junio 2016 | Devoción Matutina para Menores 2016 | Avaricia costosa


Porque sabéis esto, que ningún… avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Efesios 5:5.

Naamán había traído presentes para pagar por haber sido sanado de la espantosa enfermedad de la lepra. Aunque Naamán apremió a Eliseo para que tomara los regalos, el profeta se negó: no le correspondía tomar ningún regalo o pago por sanar, cuando era Dios quien había dado la bendición.
Pero había uno allí que fue atraído por todas esas riquezas. Giezi, el siervo de Eliseo, anhelaba en secreto los bienes de esta tierra. Era plenamente consciente de las ricas bendiciones de Dios pero, en su lugar, codiciaba la riqueza temporal de este mundo.
Después de que Eliseo despidió en paz a Naamán, esos deseos afloraron. La tentación dominó a Giezi y decidió correr tras el sirio. Como no quería que Eliseo lo viera, esperó hasta que Naamán estuviera fuera de la vista.
El soldado sanado se dio vuelta y lo vio acercándose. Bajándose de su carro, le preguntó: “¿Está todo bien?”
“Todo está bien”, jadeó Giezi. “Mi maestro me envió para contarte que justo llegaron del monte de Efraín dos hombres jóvenes de los hijos de los profetas. Dame, te ruego, un talento de plata y dos vestidos”.
Gustosamente, Naamán ofreció dos mudas de ropa y dos talentos de plata (varios miles de dólares de hoy). Indudablemente, Giezi conocía el oro también, pero no quería llevar su suerte tan lejos. El capitán envió a dos siervos con él, para que llevaran los presentes de regreso. Sin embargo, cuando llegaron cerca de la casa de Eliseo, Giezi despidió a los siervos de Naamán, escondió los presentes del otro lado de la colina y luego regresó a su maestro.
“¿De dónde vienes?”, preguntó Eliseo. “No fui a ningún lado”, mintió Giezi, ya por segunda vez.
Pero, Dios había mostrado a Eliseo todo lo que había ocurrido. Con severidad, el profeta dijo a Giezi que la lepra de Naamán se le pegaría todo el tiempo que viviera. Rápidamente, el juicio cayó sobre el hombre culpable. Giezi dejó la presencia del profeta como un leproso “blanco como la nieve”.
Fue una lección solemne para todos hasta el final de los tiempos, que muestra el odio absoluto de Dios hacia el pecado de la avaricia, que lleva a la mentira y al engaño.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2016
¡GENIAL!
Dios tiene un plan para ti
Por: Jan S. Doward
Lecturas devocionales para niños 2016
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:
http://videosadventistas.com/
http://espacioadventista.org/
========================

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*