Viernes 18 de agosto 2017 | Devoción Matutina Adolescentes

Hay problemas que no son tan problemáticos

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017 FUSIÓN Melissa y Greg Howell Un punto de encuentro entre tú y Dios Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

“No se preocupen por su vida, qué comerán o beberán; ni por su cuerpo, cómo se vestirán […].

¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida?

[…] Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas” (Mateo 6:25-27, 33, NVI).

La primera vez que escuché los estruendosos pasos de un enorme alce eran las tres de la madrugada. Asustada, me cubrí la cabeza con el saco de dormir, recordando todas las historias que había oído sobre alces agresivos. Mi corazón se aceleró al sentir sus pasos acercándose a mí. Nos habían advertido que no hiciéramos enojar a los alces; y no lo hicimos. Así que no había razón para que merodearan por nuestro campamento. Estaba casi amaneciendo cuando por fin pude dormirme. A la mañana siguiente, nos preguntamos unos a otros si habíamos oído el alce. No pudimos averiguar por qué había estado rondando cerca de nosotros. Cuando nuestros temores ya se habían disipado, ¡¡lo oímos de nuevo!! Sin embargo, no había señal del alce por ningún lado. De repente, alguien miró arriba y vio dos árboles que crecían uno contra el otro y, cuando el viento soplaba, se golpeaban con fuerza. ¡Y pensar que no pude pegar un ojo en toda la noche!

A veces, las cosas que nos preocupan parecen tan grandes como un alce, o incluso más aterradoras. Entonces, ¿por qué Jesús nos dice que no nos preocupemos? ¿Acaso no se preocupa todo el mundo? ¿No deberíamos preocuparnos al menos por algunas cosas? La respuesta está en Mateo 6:33, donde Jesús nos dice que, en lugar de preocuparnos, lo que tenemos que hacer es buscarlo a él. Tal vez te parezca que eso no tiene sentido, pero vamos a analizarlo. El año pasado, ¿cuál era el temor que tenías o el problema que te agobiaba? A que ya se resolvió… Jesús sabe que nuestras dificultades son temporales y que él puede resolverlas. Cuando nos concentramos en buscarlo a él, en lugar de concentrarnos en las preocupaciones, él nos da paz.

¿Te preocupa algo hoy? Aunque te resulte difícil, confía en Jesús cuando te dice que no te preocupes. Entrégate completamente a él. Ten fe en que puede resolver tu problema y deja tus preocupaciones en sus manos.

MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017

FUSIÓN

Melissa y Greg Howell

Un punto de encuentro entre tú y Dios

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

 

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*