DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014 EN LA CIMA Por: Kay D. Rizzo

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo

«Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicieron» (Mateo 25: 40).

El año en que Juanita aprendió a leer, le permitieron repartir los regalos de Navidad a toda la familia. Tal como era su costumbre, la persona que repartía los regalos podía abrir el primer paquete. Juanita lo desenvolvió ansiosamente y dio saltos de alegría cuando vio la muñeca más bonita que hubiera imaginado.

«Vamos —se impacientó su hermano mayor—, los demás también queremos ver nuestros regalos».

A regañadientes, Juanita dejó a un lado la muñeca y entregó a su hermano su primer regalo. Juanita leía las tarjetitas de cada regalo y lo entregaba. Uno tras otro los miembros de la familia hacían exclamaciones a medida que recibían sus obsequios. Al poco tiempo Juanita leyó el nombre del último regalo y lo entregó. Luego comenzó a buscar más regalos bajo el arbolito.

Finalmente se puso en pie con el ceño fruncido.

—¿Qué sucede? —preguntó papá—. ¿No recibiste suficientes regalos?

—Sí, pero pensaba que la Navidad era el cumpleaños de Jesús, y me preguntaba dónde estaría su regalo. Todos lo olvidaron ¿no?

La sabia reflexión de Juanita debería hacer que cada mamá y papá, cada niño y abuelo, nos detengamos y pensemos sobre las cosas que podemos hacer durante todo el año para desearle feliz cumpleaños a Jesús. El mismo dijo que cuando sus hijos hacen cosas de buen corazón por los demás, lo están haciendo para él. Elige una o dos cosas que puedes hacer para recordar el verdadero motivo de la Navidad. Te doy algunas ideas:

  1. Lleva frazadas o abrigos a algún refugio para personas sin hogar.

  2. Recorre el vecindario cantando villancicos, sin pedir nada a cambio.

  3. En Nochebuena lleva paquetes con bizcochos a cajeros de supermercado, bomberos, enfermeros o agentes de policía que tienen que trabajar.

  4. Ve a un geriátrico y adopta a un abuelo o abuela para Navidad. Conversa con él o ella, escucha sus historias y comparte alguna golosina con él o ella.

¿Tienes otras ideas? Consúltalas con tus padres y… ¡adelante, hazlo!

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014

EN LA CIMA

Por: Kay D. Rizzo

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*