DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015 Pero hay un DIOS en los cielos… Por: Carlos Puyol Buil Lecturas devocionales para Adultos 2015

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015
Pero hay un DIOS en los cielos…
Por: Carlos Puyol Buil
Lecturas devocionales para Adultos 2015

“Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas.

Pero solo una cosa es necesaria, y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada” (Lucas 10:41, 42).

El apóstol Pablo, después de confesar su indignidad personal, nos muestra ahora el sentido de su responsabilidad individual en el descubrimiento de lo más importante en el camino de la perfección: “Una cosa hago” (Fil. 3:13).

En el trasfondo de sus palabras, están, sin duda, aquellas palabras de Jesús a Marta: “Afanada estás con muchas cosas, pero una cosa es necesaria…”

“Una cosa hago”. Yo, dice el apóstol, debo hacer algo en la consecución de la perfección. Para los defensores de una justificación por la fe sin compromisos ni deberes inherentes, los que postulan una gracia barata, estas palabras pueden resultar una provocación, una contradicción o un error. Pero no es así. En otro pasaje de esta misma epístola, Pablo pone juntas, en íntima relación, la admonición “ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor” y el asentimiento “porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer” y todo ello “para que seáis irreprochables y sencillos, hijos de Dios sin mancha” (Fil. 2:12-15). La perfección que Dios quiere obrar en el hombre convertido exige de este su cooperación

responsable. Dios no salva al ser humano sin su consentimiento; más bien, el creyente participa activamente con Dios en la salvación.

Cuando se trata de la perfección, no podemos mirar a otro lado como si no nos incumbiera. No se trata de proyectar los problemas sobre los demás; Dios espera mi determinación personal consecuente, mi respuesta, mi adhesión: ¿He descubierto ya lo que imperativamente debo hacer o sigo dispersándome en

“las muchas cosas”? ¿Conozco lo que está impidiendo mi crecimiento espiritual?

¿Qué es eso que me corresponde hacer a mí si quiero sumar y no restar en el camino de la perfección? No siempre son grandes decisiones o grandes cambios. A veces son cosas aparentemente insignificantes. Un famoso andariego que se había propuesto cruzar a pie los Estados Unidos, de la costa este a la costa oeste, fue entrevistado por los periodistas cuando se encontraba a la mitad del camino. Uno de los reporteros le preguntó: “Díganos, ¿cuál ha sido la mayor dificultad que ha encontrado hasta aquí en su intento?” El deportista se quedó un momento callado y luego respondió: “La arena que se mete en mis zapatos”.

¿Has tratado de caminar con arena o un guijarro en el calzado? Así ocurre también con las cosas espirituales. Saca la “arena” que hay en tu vida y la calidad de tu experiencia espiritual mejorará.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015

Pero hay un DIOS en los cielos…

Por: Carlos Puyol Buil

Lecturas devocionales para Adultos 2015

http://devocionmatutina.com

Facebook:

https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

 

 

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment