Sábado 9 de junio 2018 | Devoción Matutina para Menores | Ratas almizcleras

Dios mío, líbrame de las manos del malvado, de las manos del criminal y del violento, Salmo 71:4.

Si algún animal pudiera repetir las palabras de David que has leído en el versículo de hoy, ese animal sería la rata almizclera. La cazan por su piel. Los tramperos siempre están buscándola.
Cuando yo era niño, dos pequeños arroyos de irrigación pasaban por nuestra granja y abundaban las ratas almizcleras. Había demasiadas para su propio bien. Mi padre y los otros granjeros no las querían porque hacían tantos túneles en los bancos de los arroyos, que la tierra cedía. Así que mi padre me compró trampas. Colocaba una en cada agujero (una madriguera tenía dos o tres) y cada mañana antes del amanecer, me ponía mis botas de hule, tomaba una linterna y un saco, y me dirigía a los arroyos. Siempre encontraba varias ratas en las trampas.
Solían ahogarse, así que me las llevaba y les quitaba las pieles. Me daban 25 centavos por cada una. Era mucho dinero en esos días. Hoy las almizcleras todavía sufren persecución y su piel es muy valiosa.
Las almizcleras se reproducen con rapidez. Forman de dos a cuatro familias cada verano; cada camada tiene de cinco a siete crías. Estas nacen ciegas y sin pelo, pero pasado un mes ya salen a buscar comida solas aunque permanezcan con sus padres un mes o más.
Las almizcleras causan problemas cuando sus hábitos interfieren con las actividades humanas. Pero en sí no son malas. Comen plantas principalmente y pueden reducir la vegetación para que mejore su producción, y así otras criaturas silvestres tienen más alimento. En invierno, cuando se acumula hielo en el agua, las almizcleras comen plantas acuáticas y varios animales acuáticos.
David quería librarse de la mano del diablo. También debería ser nuestro deseo. Así como la rata almizclera es atrapada por su piel, Satanás trata de atraparnos por nuestras vidas. Pide hoy a Dios que te libre de las trampas de Satanás. Dios con gusto te advertirá antes de que caigas en la trampa, si lo escuchas

Devoción matutina para menores 2018
Un planeta increible
Charles C. Case
Lecturas Devocionales para niños 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*