Sábado 6 de enero 2018 | Lecturas devocionales para Damas | Visión vertical

“Cuando comiencen a suceder estas cosas, cobren ánimo y levanten la cabeza, porque se acerca su redención” (Luc. 21:28).

Cuando la vida se hace difícil, cuando el dolor es más de lo que podemos soportar, a menudo nos encontramos concentrados en el dolor y en las circunstancias que nos rodean. Mientras hagamos eso, no veremos el “panorama general”. Estaremos encerrados en nuestros propios pequeños mundos, en nuestro dolor, en nuestras pruebas y tribulaciones. Al poco tiempo. Satanás nos habrá convencido de que no hay esperanza, de que no hay salida de nuestra depresión y dolor.
¿Qué podemos hacer? Recuerdo una obra de arte del año 1915 que heredé de mi padre. Había sido de mi abuela, y la recibí mucho después de que ella falleciera. Presenta una imagen realista de Daniel en el foso de los leones. En la imagen, Daniel está de pie en el foso, rodeado de leones. Está oscuro y los leones se ven hambrientos, pero no se acercan a él. Daniel está de pie dando la espalda a los leones. Su rostro mira hacia arriba, donde hay una luz que baja como desde el cielo. Iluminando su semblante.
Me enamoré de esta imagen en el momento en que la vi por primera vez. Al reflexionar sobre ella, la lección es clara. Debemos mirar hacia arriba: a Jesús. Jesús es la Luz del mundo. Aquí está Daniel, rodeado por leones, o los “problemas” de su vida. ¿Está mirando los problemas? No, Daniel elige mirar al cielo. Está eligiendo mirar a Jesús: la solución.
Nuestra tendencia humana natural es enfocarnos en nosotros mismos y en nuestros problemas. Pero, si miramos a Jesús, si acudimos a él en oración y buscamos su sabiduría, encontraremos consuelo, esperanza y valor. Sabemos que, en este mundo, tendremos tribulaciones, pero eso no significa que no podamos tener esperanza. Tito 2:13 declara: “Aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo”. ¡Tenemos esperanza en Cristo!
Debemos mirar hada arriba, tener una “visión vertical”: una visión que dirija nuestros ojos al Salvador, no a las circunstancias preocupantes que nos rodean. Hebreos 12:2 describe que debiéramos actuar fijando “la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios”. No sé tú, pero yo elijo mirar a Jesús.

SAMANTHA NELSON

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2018
BENDECIDA
Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment