Sábado 30 de junio 2018 | Devoción Matutina Adolescentes

43,800 días soleados

Devoción matutina para adolescentes 2018 ¿Y entonces…? Heather Quintana Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Devoción matutina para adolescentes 2018
¿Y entonces…?
Heather Quintana
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

«Por fe. Noé, cuando Dios le advirtió que habían de pasar cosas que todavía no podían verse, obedeció y construyó la barca para salvar a su familia» (Hebreos 11:7).

Si el pronóstico del tiempo dice que hay un cero por ciento de probabilidad de lluvia, ¿llevarías paraguas a la escuela? ¿Y, al escuchar el pronóstico de un día soleado y caluroso, te llevas el impermeable por si acaso? Por supuesto que no. Si no tienes motivos para creer que va a llover, ¿por qué te molestarías en hacer planes al respecto?

Imagina cómo debe de haberse sentido la gente en los tiempos de Noé. Jamás habían visto llover y no tenían ni idea de la forma en que podría caer agua del cielo. Pero allí estaban, enfrentando a un «loco» que les decía que debían prepararse, porque Dios iba a inundar el planeta con agua.

Ahí tenemos a un sinnúmero de personas a quienes se les dice que se preparen para la lluvia, aunque jamás han visto llover. Puedo entender por qué actuaban con escepticismo. Dios le había encomendado a Noé un mensaje y una tarea especial: vendría un diluvio, de manera que Noé debía construir un arca. Lo curioso era que la inundación no iba a venir sino hasta después de ciento veinte años. Eso significa que Noé estuvo hablando de un barco, de una inundación y de un cielo lleno de lluvia durante 43.800 días soleados. Estaba loco, y eso equivalía a caminar durante esa misma cantidad de días soleados llevando un impermeable, botas de agua y un paraguas abierto. La gente no veía ninguna señal de lluvia, así que todo aquello les parecía ridículo. Claro, hasta que empezó a llover. Entonces creyeron a Noé. Noé, sin embargo, había creído a Dios. No había encontrado evidencia alguna durante todos aquellos años; ni siquiera una pequeña gota de lluvia, pero confiaba en el Señor.

Si Dios dice que hará algo, lo hará. Vivir por fe significa que crees en él. aunque no haya pruebas inmediatas. El mismo Jesús dijo: «¿Crees porque me has visto? ¡Dichosos los que creen sin haber visto!» (Juan 20: 29). La fe no tiene que ver la lluvia para creer que existe, sino que se pone las botas de agua y sale por la puerta preparado para enfrentar cualquier eventualidad.

 

Ponlo en práctica: Confía en que Dios puede hacer cosas asombrosas, incluso si no puedes visualizar cómo lo hará.

 

Ponlo en oración: Pídele a Dios que te ayude a creer en él, sin importar que llueva o que haya sol.

Devoción matutina para adolescentes 2018

¿Y entonces…?

Heather Quintana

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*