Sábado 29 de diciembre 2018 | Devoción Matutina Damas

Un centavo por tus pensamientos

Devoción matutina para damas 2018 Bendecida Ardis Dick Stenbakken Lecturas Devocionales para Mujeres 2018MATUTINA PARA DAMAS 2018 BENDECIDA Ardis Dick Stenbakken Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

Devoción matutina para damas 2018
Bendecida
Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

“Dichosos los que lloran, porque serán consolados” (Mat. 5:4).

 

Luego de visitarnos por Navidad, mi padre siguió viaje para pasar tiempo con algunos parientes, antes de volver a su casa en Michigan. Una autopista helada, bastante después de medianoche, solo cuatro días después de Navidad, fue el último pedazo de ruta que ese maravilloso hombre viajaría en esta tierra. Veinte años después, el recuerdo todavía duele. Pero Dios ha venido en mi rescate rápidamente y de maneras tan adaptadas a mis necesidades particulares que siento un poco de gozo al recordar esa parte de mis días de duelo.

Cada día caminaba un kilómetro y medio de ida al trabajo, y otro de vuelta. Mientras caminaba, trataba de pensar en cualquier cosa para evitar pensar en mi padre, pero no podía evitarlo y me traía una profunda tristeza. Me encontré cuestionando a Dios sobre el estado de mi padre al momento de su muerte: ¿cómo habían estado las cosas entre él y Dios? Entonces, mi Padre celestial comenzó a hablarme en el lenguaje de los centavos. Al principio no tenía sentido, pero centavo tras centavo comencé a reconocer la amante presencia de Dios. Cada vez que venían a mi mente preguntas sobre lo preparado que estaría mi padre para morir, veía una moneda de un centavo en el piso; cada una de las veces había un centavo a una distancia cercana de donde me encontraba. Para mí, cada centavo fue una confirmación inmediata de que no necesitaba preocuparme.

Nunca olvidaré una ocasión en la que Dios me dio un centavo por mis pensamientos. Fue absolutamente increíble. Estaba arrodillada al lado de mi cama en la oscuridad, pensando sobre un joven que había conocido, que había desaparecido misteriosamente. Un poco después, habían encontrado su cuerpo junto a una carretera, evidentemente víctima de asesinato. Me encontré preguntándome sobre su estado con Dios al momento de su muerte, y me angustié mucho. Al recordara mi padre, me puse a orar para que ese joven, que había estado intentando volver a Dios, estuviera descansando en Jesús, y anhelé ver un centavo de Dios para confirmarlo. Pero no podía haber centavos en el piso sobre el cual estaba arrodillada… ¿cierto? “Caminé” arrodillada por la alfombra, con la esperanza de sentir una moneda, pero en medio de mi profunda concentración me interrumpió abruptamente un pensamiento totalmente desconectado de mi preocupación inmediata. Mi vecina vino a mi mente. ¿Por qué estoy pensando en ella? Traté devolverá mis tristes pensamientos, pero Eliane nuevamente estaba en mi mente, esta vez con su pequeño perrito. Suspiré, molesta, pero inmediatamente alabé al Señor por su milagro. Verdaderamente me había regalado un centavo. Ese perrito ¡se llamaba Penny [Centavo]!

 

CHRISTINE B. NELSON

ha sido secretaria del Departamento de Arte de la Universidad de Stetson durante catorce años.

 

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2018

BENDECIDA

Ardis Dick Stenbakken

Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*