Sábado 22 de octubre 2016 | Devoción Matutina para Damas 2016 | Pide un deseo


Pedid y se os dará. Jesús

“Pide un deseo’ nos dicen desde pequeñitas cuando soplamos una vela de cumpleaños o vemos pasar una estrella fugaz. Y nosotras lo pedimos, pero las probabilidades de que se cumpla son bajísimas, y nada tienen que ver con el hecho de haber soplado la vela o contemplado la estrella. Ya como adultas, pocas o ninguna vez en la vida se nos presenta alguien que nos diga “pide un deseo” y que tenga el poder o la capacidad para hacer que se cumpla. Pero hubo una mujer, allá por los tiempos de Jesús, a quien se le dijo esto mismo con la intención y el poder de hacer que se cumpliera. Estoy hablando de la hija de Herodías.
Así es como sucedieron los hechos: “Herodes, en su cumpleaños, dio un banquete. […] La hija de Herodías entró en el lugar del banquete y bailó, y el baile gustó tanto a Herodes y a los que estaban cenando con él, que el rey dijo a la muchacha: ‘Pídeme lo que quieras, y te lo daré’. Y le juró una y otra vez que le daría cualquier cosa que pidiera. […] Ella salió, y le preguntó a su madre: ‘¿Qué pediré?’ Le contestó: ‘Pídele la cabeza de Juan el Bautista’ ” (Mar. 6:21-23). ¡Menuda oportunidad desperdiciada! Primero, por el simple hecho de desaprovechar una ocasión para hacer el bien a multitudes, como hubiera podido suceder si ella hubiera pedido pensando en el pueblo. Segundo, porque no pidió su propio deseo, sino el de su madre, a quien desde hacía tiempo le cegaba el odio.
¡Qué deseas en lo más profundo de tu corazón? Si se te diera ahora mismo una oportunidad similar a la que tuvo la hija de Herodías, y tuvieras que responder en el acto, ¡cuál sería tu petición? ¡Sería material o espiritual? ¡Para beneficio de muchos o de unos pocos (o quizá solo para el tuyo propio)? Ese deseo pondría de manifiesto tus valores, tus esperanzas y tus máximas aspiraciones en la vida.
Las preocupaciones y ansiedades del día a día hacen que nuestros primeros deseos sean de tipo material (no tener que preocuparnos por salir adelante) o físico (que esté garantizada nuestra salud y la de los nuestros). Y esto es lógico; la vida es dura. Pero una rutina consagrada, de oración, estudio de las Escrituras y búsqueda de Dios, llena el alma de deseos espirituales, deseos de vida eterna, de amistad con Dios aquí y de bendiciones a raudales para todos.

“¿Qué pediré?” (Mar 6:24).

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2016
Ante todo, cristiana
Por: MÓNICA DÍAZ
Lecturas Devocionales para Mujeres 2016
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:
http://videosadventistas.com/
http://espacioadventista.org/
========================

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*