Sábado 21 de abril 2018 | Devoción Matutina Jóvenes

Libre del error

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2018 365 VIVENCIAS DE JÓVENES COMO TÚ Lecturas devocionales para Jóvenes 2018

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2018
365 VIVENCIAS DE JÓVENES COMO TÚ
Lecturas devocionales para Jóvenes 2018

«Conocerán la verdad, y la verdad los hará libres». Juan 8: 32

Trabajaba en una panadería donde podía ver películas y escuchar música con un minicomponente. Un día, para mi «desgracia», nos quitaron el minicomponente y no me quedó otra opción más que buscar música en la radio. Fue así como encontré la estación 105.3 llamada Alfa y Omega de San Cristóbal de las Casas.

Un día escuché un pastor mencionar el sábado. No me gustaba escuchar ese tema, pues yo creía que los adventistas estaban equivocados. Yo era un fiel practicante del catolicismo, bueno, fiel a mi manera: tomaba alcohol, cambiaba constantemente de pareja sexual, asistía a los bailes y fiestas, y participaba de todo tipo de diversiones mundanas. Sin embargo ese día algo captó mi atención. Tuve el deseo de saber dónde estaba el error de los adventistas. Así continué escuchando la radio, tomé una hoja para anotar todas las citas que daba el pastor y como no tenía Biblia, tomé prestada la de mi padre. Terminaba de trabajar entre las once y las doce de la noche y me dirigía a mi casa a estudiar la Biblia para encontrar el error adventista.

A medida que pasaba el tiempo fui dándome cuenta de que el sábado es el verdadero día de reposo. Al principio mi familia se sintió desconcertada, pero no pudieron decir que era mentira, porque todo provenía de la Palabra de Dios. Ellos empezaron a leer la Biblia porque yo les citaba los textos. El siguiente paso fue buscar una Iglesia Adventista. Aún bebía alcohol, pero desde que empecé a asistir a la iglesia lo abandoné, me olvidé de las chicas fáciles y las malas compañías.

Al principio asistía a la iglesia los domingos en la tarde, porque trabajaba los sábados. Ese era el día que más ocupado estaba y era día de cobro; pero como estaba convencido de que era el día de reposo pensé: «Creo que es mejor dejar de trabajar en sábado». Pedí el permiso, pero me fue denegado; aunque no me despidieron porque me valoraron diciendo que era un buen trabajador. Pedí a Dios un empleo donde pudiera guardar el sábado y él me lo concedió. Eloy toda mi familia ha sido bautizada y guardamos el sábado para gloria de Dios. En las Sagradas Escrituras encontré la libertad del pecado y soy feliz gracias a Cristo, mi Salvador.

¿Y tú! ¿Ya eres libre!

Manuel Gómez Santiz, México

DEVOCIÓN MATUTINA PARA JÓVENES 2018

365 VIVENCIAS DE JÓVENES COMO TÚ

Lecturas devocionales para Jóvenes 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*