Sábado 20 de Octubre 2018 | Devoción Matutina para Adultos | Consecuencias de la desobediencia

«“Estoy muy disgustado por haber hecho rey de Israel a Saúl, pues se ha apartado de mí y no ha cumplido con lo que le ordené hacer”». 1 Samuel 15: 11, RVC

A veces caemos en el error de querer asemejarnos más al mundo que a Dios.
Durante muchos años, el pueblo de Israel estuvo gobernado por jueces, y no era la voluntad del Señor que tuvieran un rey en las condiciones en las cuales se encontraban, pero finalmente lo permitió.
Fue un golpe muy duro para Samuel: «Disgustado porque le pedían que nombrara un rey para que los gobernara, se dirigió en oración al Señor; pero el Señor le respondió: “Atiende cualquier petición que el pueblo te haga, pues no es a ti a quien rechazan, sino a mí, para que yo no reine sobre ellos”» (1 Samuel 8: 6, 7, DHH). Fue así como Dios nombró al primer rey de Israel: Saúl.
Al principio, Saúl caminó según los propósitos del Señor, pero después comenzó a desobedecer y a revelarse contra la Palabra de Dios. El Señor le dijo: «Ve, pues, hiere a Amalee, destruye todo lo que tiene y no te apiades de él; mata hombres, mujeres y niños, aun los de pecho, y vacas, ovejas, camellos y asnos» (1 Samuel 15: 3).
Los amalecitas habían peleado contra Israel, y Josué los había vencido, pero ahora Dios daba la orden de exterminarlos de la tierra, como se había predicho (Éxodo 17: 14). El Señor mandó a Saúl a destruirlos totalmente, pero él le perdonó la vida a su rey Agag, y conservó el mejor ganado para el sacrificio. «Entonces Samuel dijo: “¿Acaso se complace Jehová tanto en los holocaustos y sacrificios como en la obediencia a las palabras de Jehová? Mejor es obedecer que sacrificar; prestar atención mejor es que la grasa de los carneros”» (1 Samuel 15:22). Esto no era de ninguna manera lo que Dios le había ordenado.
Por su desobediencia, Dios lo desechó como rey y pidió a Samuel que ungiera a otro hombre que fuera conforme a su corazón. Saúl había sido humilde y fiel a la voluntad del Señor, pero luego siguió su propio camino; su corazón se volvió rebelde y obstinado, y cayó en el orgullo y la autosuficiencia.
Ofrezcamos al Señor nuestra mejor ofrenda: un corazón sincero y obediente a su Palabra.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018
FUENTES DE VIDA
David Javier Pérez
Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*