Sábado 2 de junio 2018 | Lecturas devocionales para Damas | Mi turno

 “Entonces ellos me invocarán y yo les responderé. Yo diré: ‘Ellos son mi pueblo’, y ellos dirán: ‘El Señor es nuestro Dios’ “(Zac. 13:9).

Parada en la cocina, le murmuré a mi gran amiga:  —Me encantaría ayudar en ese ministerio, pero ¿qué hago con mis hijos?

 -Sí -respondió ella, con su típica sinceridad-, ahora nuestra prioridad son los niños. Pero algún día llegará nuestro turno.

Sus palabras proféticas fueron incluidas en mi catálogo de conversaciones para recordar. Más de veinte años después, llegó mi turno.

-¿Recuerdan a David? -pregunto a las mujeres del grupo de estudio bíblico del albergue.

-Sí, ¿no es aquel que lo tragó un gran pez?

Yo sonrío, explico y vuelvo a la lección.

-¿Qué es la Segunda Venida? -les indico a qué número de página ir, en las Biblias que usamos.

-¿Jesús es lo mismo que Cristo? -interrumpe Betsy.

Mi mente se detiene. ¿Cómo pueden estas mujeres tener tales preguntas? Vivimos en una ciudad repleta de iglesias. ¡Vivimos en el Cinturón Bíblico!

Me siento en una silla de plástico turquesa, de estilo institucional. A mi izquierda está Cassie, mi amiga de la iglesia, y a mi derecha está una joven madre de dos niños, embarazada de siete meses. Ella se quedará hasta que nazca su bebé, para poder tener acceso al hospital y a tratamientos médicos.

Del otro lado de la mesa comercial de fórmica, están sentadas tres mujeres. Betsy creció en hogares adoptivos y la “madre” que mejor la trató era una sincera creyente en la brujería. Betsy lucha como madre soltera y, a veces, su hijo de dos años se encoje de miedo, cuando ella hace un movimiento brusco. Jessica tuvo dos hijos, con un hombre con quien nunca se casó. Cuando tuvieron problemas, él se llevó a los niños y se mudó a 1.500 kilómetros de distancia. Está devastada emocionalmente y está en busca de una orden judicial para que lo obliguen a traerlos de vuelta. Tracy está separada de su esposo y su hijo murió hace poco por una sobredosis. Estas mujeres son las que vienen voluntariamente cada semana a estudiar sobre el desconocido Dios de amor. Otras, no vienen en su hora de tiempo libre.

Cassie y yo entramos por las puertas aseguradas para tener nuestro estudio bíblico semanal, solo después de que la recepcionista responde a nuestro llamado electrónico para entrar. Las oficinas y los pasillos destilan dureza: mujeres cansadas, enojadas y oprimidas. Sí, este es un albergue para mujeres sin hogar.

Es mi turno… En realidad, no. Es el turno de Jesús de decir: “Este es mi pueblo”.

VERLYNE STARR

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2018

BENDECIDA            

Ardis Dick Stenbakken

Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.