Sábado 19 de mayo 2018 | Devoción Matutina Adultos

Oración por pureza

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018 LAS ORACIONES MÁS PODEROSAS DE LA BIBLIA Ricardo Bentancur Lecturas devocionales para Adultos 2018

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018
LAS ORACIONES MÁS PODEROSAS DE LA BIBLIA
Ricardo Bentancur
Lecturas devocionales para Adultos 2018

Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo […] Quien su dinero no dio a usura, ni contra el inocente admitió cohecho. Salmo 15:5.

¿Qué significa cohecho? El Diccionario de la Real Academia Española lo define como “el delito consistente en sobornar a un juez o a un funcionario en el ejercicio de sus funciones, o en la aceptación del soborno por parte de aquellos”.

¿No te resulta familiar esta palabra difícil? Sí, es la tristemente célebre “mordida”.

El que desea estar en la presencia de Dios no “muerde” al inocente. No acepta soborno. No se enriquece a expensas del desafortunado. El soborno es un perro rabioso que muerde las entrañas de la sociedad; es un ladrón que, sigilosamente, sin que te des cuenta, roba la confianza en los demás. Desangra a los pueblos: “Muchos de ellos, por complacer a tiranos, por un puñado de monedas, o por cohecho o soborno, están traicionando y derramando la sangre de sus hermanos”, dijo el gran caudillo mexicano Emiliano Zapata (1879-1914) hace más de un siglo.

Sí, la corrupción derrama sangre inocente. Y pervierte la justicia. “El impío toma soborno del seno, para pervertir las sendas de la justicia” (Proverbios 17:23).

Hoy, la corrupción se ha hecho global: es una mancha de petróleo cada vez más extendida en el planeta, que cruza fronteras a la velocidad de la luz y va dejando a su paso un páramo donde ya no crece una flor. No hay Gobierno, ni organismos de Estado o privados que no estén manchados por la corrupción.

La corrupción del alma es más vergonzosa que la corrupción del cuerpo. Y, en lo profundo, nace cuando negamos a Dios: “Dice el necio en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido […] no hay quien haga el bien” (Sal. 14:1).

¡Con qué facilidad nos podemos corromper! Ni tú ni yo estamos libres de este mal.

La Biblia, que prohíbe expresamente el soborno (ver Éxo. 23:8), nos llama a alejarnos de la corrupción. La promesa divina es para todos: “Mas a ti agradó librar mi vida del hoyo de corrupción; porque echaste tras tus espaldas todos mis pecados” (Isa. 38:17).

La corrupción contamina y envenena la savia espiritual que corre por las venas del alma. La oración sincera, secreta y profunda nos mantiene alerta. ¡Es el único antídoto para este mal!

Oración: Señor, hazme puro.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2018

LAS ORACIONES MÁS PODEROSAS DE LA BIBLIA

Ricardo Bentancur

Lecturas devocionales para Adultos 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*