Sábado 16 de julio 2016 | Devoción Matutina para Adultos 2016 | El porche delantero -2


La esperanza de los elegidos
“Por tanto, si hay algún consuelo en Cristo, si algún estímulo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa”. Filipenses 2:1,2

¿NO SERIA ESTUPENDO que la mejor forma de cerrar la puerta de atrás de nuestra iglesia fuera construir un porche delantero? La carta que la mujer me envió no era anónima, aunque la mantengo como tal: “Querido pastor Nelson: Debo decirle por qué recurrí a escuchar el sermón por la radio esta mañana. Llevo siete años siendo miembro activo de la Iglesia Pioneer Memorial. Aunque me siento cada sábado entre tres mil personas, la experiencia de culto es, para mí, penosamente solitaria. Ha habido veces en que he faltado a la iglesia durante varias semanas seguidas. La semana pasada presenté la solicitud de transferencia. Espero que [otra] iglesia proporcione la sensación de comunidad que ando buscado”. Quizá necesitemos un porche delantero.
Joseph Myers presenta un informe sobre una investigación que ha definido cuatro espacios que los seres humanos utilizamos en el desarrollo de nuestra personalidad y en nuestro sentido de pertenencia: el espacio público (4 metros y más allá): integrarse entre ruidosos forofos en un estadio; el espacio social (de uno a 4 metros): pertenecer a un club cívico o a una organización de servicio; el espacio personal (entre medio y un metro): un encuentro semanal de un grupo pequeño; el espacio íntimo (de cero a medio metro): mi cónyuge. Myers llega a esta conclusión: “Toda pertenencia [en los cuatro espacios] es significativa. Se logra una comunidad sana cuando mantenemos conexiones armoniosas en los cuatro espacios. Armonía significa más pertenencias públicas que sociales. Más sociales que personales. Y muy pocas íntimas. Una estrategia sana para los que trabajan en la edificación de la comunidad conlleva permitir que la gente cultive relaciones significativas en los cuatro espacios” (The Search to Belong, p. 51).
Entonces, ¿cómo podemos edificar un nuevo porche delantero para la iglesia? ¿Qué hizo la iglesia de Hechos? Acogieron a tres mil miembros e inmediatamente subdividieron esa cantidad en pequeños grupos de koinonia (“comunión”, en griego), edificando porches delanteros “de casa en casa” (Hech. 2:46, NVI). Mete a cien personas en una iglesia; eso es celebración. Pon a diez juntas en una sala de estar; eso es comunidad. Los elegidos llevamos décadas practicando la celebración. Pero la gente nos deja a pesar de todo. Prueba suficiente de que es hora de edificar comunidades con porche delantero. Por favor, sigue leyendo.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2016
ELEGIDOS
El sueño de Dios para ti
Por: Dwight K. Nelson
Lecturas devocionales para Adultos 2016
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:
http://videosadventistas.com/
http://espacioadventista.org/
========================

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*