Sábado 12 de mayo 2018 | Devoción Matutina para Damas | Mujeres extraordinarias

“A las ancianas, enséñales que sean reverentes en su conducta, y no calumniadoras ni adictas al mucho vino. Deben enseñar lo bueno y aconsejar a las jóvenes a amar a sus esposos y a sus hijos, a ser sensatas y puras, cuidadosas del hogar, bondadosas y sumisas a sus esposos, para que no se hable mal de la paiabra de Dios” (Tito 2:3-5).

La Biblia narra la vida de muchas mujeres extraordinarias; mujeres como Rut, Ana, Elisabet y María, por nombrar algunas. Estas mujeres enfrentaron muchas dificultades, pero tuvieron la determinación de superarlas. ¿Tienes mujeres extraordinarias en tu vida? Yo sí.
Las mujeres extraordinarias pueden presentarse de diversas maneras y en momentos diferentes. Están ahí cuando nos sentimos desconsoladas. Escuchan nuestras penas, enjugan nuestras lágrimas, proporcionan un hombro sobre el cual apoyarnos, nos dan valiosos consejos, buena amistad, e incluso ayuda económica cuando les es posible.
Estas mujeres se presentan como buenas amigas, madres, primas, sobrinas, tías, abuelas, suegras y hermanas. Las podemos encontrar en nuestro hogar, en el trabajo, en la iglesia, y hasta por teléfono cuando nos separa la distancia.
Gracias a Dios por estas mujeres maravillosas. Hoy es el momento perfecto para dedicar tiempo a decir a estas mujeres lo mucho que valen para nosotras, y que estamos agradecidas porque Dios las haya puesto en nuestras vidas.
El apoyo que brindan estas mujeres extraordinarias es de gran utilidad. Nos enseñan cómo ser piadosas. Nos ayudan a desarrollar habilidades maternales, a preparar comidas nutritivas y deliciosas, a cuidar de nosotras y de otros. Las mujeres extraordinarias cuidan unas de otras y están para la otra sin importar lo que suceda. Estas mujeres nos escuchan sin juzgar, pero son lo suficientemente sinceras como para decirnos cuándo estamos equivocadas; siempre, con amor. Y porque las amamos y respetamos, obedecemos sus consejos. En el versículo de hoy, Tito nos amonesta a todas las mujeres mayores (y todas somos mayores que otra) a ser reverentes en la manera en que vivimos. Al crecer en edad, debemos convertirnos en buenos ejemplos y en mujeres extraordinarias que otras más jóvenes puedan imitar. Enseñemos lo bueno. Seamos puras y amables, para no difamar la Palabra de Dios. ¿No quieres ser una mujer extraordinaria para Cristo?

TANIESHA ROBERTSON-BROWN escribe desde Jamaica, donde ella y su esposo son profesores.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2018
BENDECIDA
Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*