Sábado 11 de agosto 2018 | Devoción Matutina para Adolescentes | Adicto a la felicidad

«Oh Señor, feliz aquel a quien corriges y le das tus enseñanzas» (Salmo 94: 12).

No todo el mundo quiere ser famoso. Tampoco todo el mundo se preocupa por tener mucho dinero. Pero casi todo el mundo quiere ser feliz. El único problema es este: la búsqueda de la felicidad a veces hace que la gente se sienta infeliz. Especialmente en los adolescentes, la búsqueda de la felicidad puede conducir a las adicciones. Puede ser cualquier tipo de adicción: comida, sexo, autolesionarse, drogas, alcohol, pornografía… Todas estas cosas liberan sustancias químicas en el organismo que nos hacen «sentirnos bien», dando una sensación temporal de felicidad. Incluso si es solo por un momento, tales adiciones parecen ofrecer un escape temporal de la tristeza. Lamentablemente, no dura mucho tiempo, y hace falta más de la sustancia adictiva o del comportamiento en cuestión. Entonces, la persona queda atrapada y desesperada por la siguiente dosis (sea chocolate o sexo). Y cada vez que se recurre a la adicción, uno se destruye un poco más.

Desafortunadamente, algunos cristianos representan mal a Cristo. Hacen que parezca que si uno sigue a Cristo perderá todo atisbo de felicidad. Aunque digan que hay alegría en Cristo, fruncen el ceño, critican y se quejan todo el tiempo. La Biblia dice: «Feliz tú, que honras al Señor» (Salmo 128: I). El salmista también dijo: «Señor todopoderoso, ¡felices los que en ti confían!» (Salmo 84:12).

Si realmente hay felicidad en seguir a Dios, ¿por qué buscamos la felicidad en otros lugares? Porque Satanás nos ha convencido de que seguir a Dios nos impide ser felices. Quiere que pensemos que las adicciones nos harán felices. Deja de creer las mentiras de Satanás. Prueba las promesas de Dios poniendo tu esperanza en él, y comprobarás que en él hay felicidad.

¿Y qué hay de las adicciones? Si estás luchando contra una, habla con tus padres o con un adulto de la iglesia de tu confianza. Explícales lo que te pasa y diles que necesitas ayuda. Pídeles que no te juzguen, sino que te ayuden. También dile a Dios que lo sientes y que quieres comenzar de nuevo. Y paso a paso, estarás en camino hacia la verdadera, real, y duradera felicidad.

Ponlo en práctica: Si está luchando contra una adicción, no lo hagas solo. Pida ayuda.

Ponlo en oración: Pide perdón a Dios y comienza de nuevo. Sé completamente sincero con tus luchas Habla con él como con un amigo y consejero.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018

¿Y ENTONCES…?

Heather Quintana

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*