Notas de Elena | Sábado 29 de octubre 2016 | La maldición ¿sin causa? | Escuela Sabática


Sábado 29 de octubre
Nuestro Salvador identifica su interés con el de la humanidad sufriente. Así como el corazón del padre añora con ternura compasiva al que sufre entre su pequeño rebaño, el corazón de nuestro Redentor se compadece con los más pobres y humildes de sus hijos terrenales. Los ha puesto entre nosotros para despertar en nuestros corazones el amor que él siente hacia los que sufren y están oprimidos y hará que sus juicios caigan sobre quien los ofenda, los menoscabe o abuse de ellos.
Consideremos que Jesús tomó en su corazón todas las tribulaciones y los pesares, la pobreza y el sufrimiento del hombre y las convirtió en parte de su experiencia. Aunque era el Príncipe de la vida, no se sentó entre los grandes y honorables, sino con los humildes, los oprimidos y los que sufren. Fue el Nazareno menospreciado. No tenía donde reposar la cabeza. Se hizo pobre por nosotros para que, por su pobreza, nosotros pudiésemos ser hechos ricos. Ahora es el Rey de gloria y si viniera coronado con majestad, muchos le rendirían homenaje. Todos competirían unos con otros para honrarlo; todos desearían estar en su presencia. Ahora se nos brinda una oportunidad para recibir a Cristo en la persona de sus santos. Dios quiere que apreciéis sus dones y los uséis para su gloria. Os recomiendo que abráis el corazón a la verdadera y desinteresada benevolencia (Testimonios para la iglesia, t. 4, p. 613, 614). (es)
Ahora que Ud. ya no puede mantenerse activa, y cuando las dolencias la asedian, todo lo que Dios requiere de Ud. es que confíe en él. Encomiende a él su alma como a un fiel Creador. Sus misericordias son seguras y su pacto es eterno. Bienaventurado es el hombre que espera en el Señor su Dios y que guarda la verdad para siempre. Que su mente se posesione de las promesas y que las retenga. Si Ud. no puede recordar rápidamente la abundante seguridad contenida en las preciosas promesas, escúchelas de los labios de otra persona. Qué plenitud, y qué amor y seguridad se encuentran en las siguientes palabras que proceden de los labios de Dios mismo, que proclaman su amor, su piedad y su interés en los hijos que constituyen su preocupación:
“¡Jehová! ¡Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado” (Éxodo 34:6, 7).
El Señor siente mucha compasión por los que sufren. ¿Qué pecados son demasiado grandes para que él no los perdone? Es misericordioso; por eso está infinitamente más dispuesto a perdonar que a condenar. Es benévolo y no busca el mal en nosotros; sabe de qué estamos hechos; recuerda que somos tan solo polvo. En su ilimitada compasión y misericordia perdona todos nuestros yerros; nos ama abundantemente cuando aun somos pecadores; no nos priva de su luz sino que la hace brillar sobre nosotros por amor a Cristo (Mensajes selectos, t. 2, pp. 264, 265).
Escuela Sabática | Lección 6 | Para el 5 de noviembre de 2016 | La maldición ¿sin causa? | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*