Notas de Elena | Martes 2 de octubre 2018 | Más desunión y separación | Escuela Sabática

Martes 2 de octubre: Más desunión y separación
Como consecuencia de la transgresión de Adán, el pecado se introdujo en el bello mundo que Dios había creado, y los hombres y las mujeres se tornaron más y aun más atrevidos en la desobediencia a su ley. El Señor miró el mundo impenitente, y decidió que debía dar a los transgresores una exhibición de su poder. Le hizo saber a Noé su propósito, y le indicó que debía advertir a la gente mientras que construía un arca en el cual los obedientes pudieran hallar refugio hasta que pasara la indignación de Dios. Durante ciento veinte años Noé proclamó el mensaje de advertencia al mundo antediluviano; pero solo unos pocos se arrepintieron. ..
El Diluvio arrasó con toda la raza rebelde. La muerte fue su porción. Mediante el cumplimiento de la advertencia profética de que todos los que no guardaran los mandamientos del cielo serian consumidos por las aguas del diluvio, la verdad de la Palabra de Dios fue ejemplificada.
Después del diluvio, la población de la tierra creció una vez más, y la maldad también creció… Finalmente el Señor abandonó a los endurecidos transgresores para que siguieran sus propios malos caminos, mientras escogía a Abraham, de la descendencia de Sem, y hacía de él el guardador de la ley para las generaciones futuras (Fundamentals of Christian Education, p. 504).
“En esto conocerán todos que sois mis discípulos —dijo Jesús—, si tuviereis amor los unos con los otros”. Cuando los hombres no están vinculados por la fuerza o los intereses propios, sino por el amor, manifiestan la obra de una influencia que está por encima de toda influencia humana. Donde existe esta unidad, constituye una evidencia de que la imagen de Dios se está restaurando en la humanidad, que ha sido implantado un nuevo principio de vida. Muestra que hay poder en la naturaleza divina para resistir a los agentes sobrenaturales del mal, y que la gracia de Dios subyuga el egoísmo inherente en el corazón natural (El Deseado de todas las gentes, p. 632),
Es necesario que nuestra unidad hoy sea de un carácter tal que soporte el fuego de la prueba… Tenemos muchas lecciones que aprender, y muchísimas que desaprender. Solo Dios y el cielo son infalibles.
Serán chasqueados quienes creen que nunca habrán de abandonar una opinión acariciada, que nunca se les presentará la ocasión de cambiar su punto de vista. Mientras sigamos aferrados a nuestras propias ideas y opiniones con empecinada porfía, no podremos tener la unidad por la cual Cristo oró (Testimonios para los ministros, p. 30).
Con este mensaje [del primer ángel] Dios había enviado a la iglesia un aviso que, de ser aceptado, habría curado los males que la tenían apartada de él. Si los cristianos hubiesen recibido el mensaje del cielo, humillándose ante el Señor y tratando sinceramente de prepararse para comparecer ante su presencia, el Espíritu y el poder de Dios se habrían manifestado entre ellos. La iglesia habría vuelto a alcanzar aquel bendito estado de unidad, fe y amor que existía en tiempos apostólicos, cuando “la muchedumbre de los creyentes era de un mismo corazón y de una misma alma”, y “hablaron la Palabra de Dios con denuedo cuando “el Señor añadía a la iglesia los salvados, de día en día”. Hechos 4:32, 31; 2:47 (VM) (El conflicto de los siglos, p. 376).
=============================
Notas de Elena para la Escuela Sabática – Lección 1
Esta semana estudiaremos la lección 1 – La Creación y la caída
Para el 6 de octubre de 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Cuarto trimestre 2018
UNIDAD EN CRISTO
Narración: Maira Fermin

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*