Notas de Elena | Lunes 2 de enero 2017 | El Espíritu Santo y la inspiración | Escuela Sabática


Lunes 2 de enero: El Espíritu Santo y la inspiración
La Biblia está escrita por hombres inspirados, pero no es la forma del pensamiento y de la expresión de Dios. Es la forma de la humanidad. Dios no está representado como escritor. Con frecuencia los hombres dicen que cierta expresión no parece de Dios. Pero Dios no se ha puesto a sí mismo a prueba en la Biblia por medio de palabras, de lógica, de retórica. Los escritores de la Biblia eran los escribientes de Dios, no su pluma. Considerad a los diferentes escritores.
7
Lección 1: El Espíritu y la Palabra
No son las palabras de la Biblia las inspiradas, sino los hombres son los que fueron inspirados. La inspiración no obra en las palabras del hombre ni en sus expresiones, sino en el hombre mismo, que está imbuido con pensamientos bajo la influencia del Espíritu Santo. Pero las palabras reciben la impresión de la mente individual. La mente divina es difundida. La mente y voluntad divinas se combinan con la mente y voluntad humanas. De ese modo, las declaraciones del hombre son la palabra de Dios (.Mensajes selectos, tomo 1, p. 24).
La obra de Cristo era la de restaurar al hombre a su estado original, de sanarlo, a través del poder divino, de las llagas y lesiones causadas por el pecado. La parte del hombre consiste en aferrarse por fe a los méritos de Cristo y colaborar con las agencias divinas en la formación de un carácter recto, a fin de que Dios pueda salvar al pecador y a la vez ser justo, y que su santa ley sea vindicada.
El precio pagado por nuestra redención coloca un gran deber sobre cada uno de nosotros. Es nuestro deber entender lo que Dios requiere de nosotros y lo que él quiere que seamos […].
Dios se revela en su Palabra (Fundamentáis of Christian Education, p. 430).
“Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza” (Romanos 15:4).
Decimos a cada alma: Estudien su Biblia como no la han estudiado nunca antes […]. Surja lo positivo de la verdad de los labios humanos, bajo la dirección del Espíritu Santo. Ruego a todos que velen y oren para que no caigan en tentación.
La obra que estamos realizando en el mundo significa mucho para todos nosotros. Hoy ocurre lo mismo que sucedió en los días de Noé, cuando se dio la invitación para que todos los que quisieran entraran en el arca. No sabemos cuán pronto se dará el último mensaje de amonestación y nuestros casos estarán decididos para la eternidad. Pero el Señor es misericordioso y extiende la invitación: “Venid, que ya todo está preparado” (Lucas 14:17), (Cada día con Dios, p. 54).

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*