Notas de Elena | Lunes 10 de octubre 2016 | Piel por piel: La batalla continúa | Escuela Sabática


Lunes 10 de octubre: Piel por piel: La batalla continúa
La voluntad de Dios se expresa en los preceptos de su sagrada ley, y los principios de esta ley son los principios del cielo. Los ángeles que allí residen no alcanzan conocimiento más alto que el saber la voluntad de Dios, y el hacer esa voluntad es el servicio más alto en que puedan ocupar sus facultades.
En el cielo no se sirve con espíritu legalista. Cuando Satanás se rebeló contra la ley de Jehová, la noción de que había una ley sorprendió a los ángeles casi como algo en que no habían soñado antes. En su ministerio, los ángeles no son como siervos, sino como hijos. Hay perfecta unidad entre ellos y su Creador. La obediencia no es trabajo penoso para ellos. El amor a Dios hace de su servicio un gozo. Así sucede también con toda alma en la cual mora Cristo, la esperanza de gloria. Ella repite lo que dijo él: “Me complazco en hacer tu voluntad, oh Dios mío, y tu ley está en medio de mi corazón” (El discurso maestro de Jesucristo, pp. 93, 94).
La rebelión de Satanás había de ser una lección para el universo a través de todos los siglos venideros, un testimonio perpetuo acerca de la naturaleza del pecado y sus terribles consecuencias. Los resultados del gobierno de Satanás y sus efectos sobre los ángeles y los hombres iban a demostrar qué resultado se obtiene inevitablemente al desechar la autoridad divina. Iban a atestiguar que la existencia del gobierno de Dios entraña el bienestar de todos los seres que él creó. De esta manera la historia de este terrible experimento de la rebelión iba a ser una perpetua salvaguardia para todos los seres santos, para evitar que sean engañados acerca de la naturaleza de la transgresión, para salvarlos de cometer pecado y sufrir sus consecuencias (Patriarcas y profetas, p. 23).
Satanás, el originador del mal, revela ahora su poder en los hijos de los hombres. I sla es su hora, y la del poder de las tinieblas. Aparentemente, él controla el mundo. El mensajero del evangelio encontrará que hay un poder que está actuando en el mundo en oposición hacia Cristo y su mensaje. El último gran conflicto entre las fuerzas del bien y del mal se describe como un “tiempo de angustia, cual nunca fue”. La violencia que llena la tierra excederá a la que existió antes de la destrucción del mundo antiguo.
Satanás trabaja con todo su poder para obstaculizar la obra de Dios… Cuando Satanás haya terminado su obra de entrampar a todos los que se sometan a su influencia engañadora, cuando haya concluido su obra de dispersar, se levantará Cristo y traerá liberación a los que tengan el nombre en el libro de la vida. Satanás y sus seguidores serán destruidos. Entonces “los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñen la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad” {Alza tus ojos, p. 363).

Escuela Sabática | Lección 3 | Para el 15 de octubre de 2016 | “¿Acaso teme Job a Dios de balde?” | El libro de Job | Cuarto trimestre 2016 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día | Audios – Videos
DESCARGA MATERIALES ESCUELA SABÁTICA. www.escuelasabatica.es

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*