Notas de Elena | Jueves 28 de julio 2016 | Plantación de iglesias | Escuela Sabática


Jueves 28 de julio: Plantación de iglesias
Durante su ministerio, Jesús había mantenido constantemente ante los discípulos el hecho de que ellos habrían de ser uno con él en su obra de rescatar al mundo de la esclavitud del pecado. Cuando envió a los doce y más tarde a los setenta, a proclamar el reino de Dios, les estaba enseñando su deber de impartir a otros lo que él les había hecho conocer. En toda su obra, los estaba preparando para una labor individual, que se extendería a medida que el número de ellos creciese, y finalmente alcanzaría a las más apartadas regiones de la tierra. La última lección que dio a sus seguidores era que se les habían encomendado para el mundo las alegres nuevas de la salvación (Los hechos de los apóstoles, p. 26).
El Señor está llamando a su pueblo a emprender diferentes líneas de obra misionera. Quienes transitan por caminos y vallados han de escuchar el salvador mensaje evangélico. Los miembros de iglesia han de hacer obra evangelizadora en los hogares de quienes entre sus amigos y vecinos todavía no han recibido la evidencia completa de la verdad…
Que quienes se dediquen a esta obra hagan de la vida de Cristo su estudio constante. Sean intensamente fervientes, usando toda capacidad en el servicio del Señor. Preciosos resultados premiarán los esfuerzos sinceros y abnegados. Los obreros recibirán del gran Maestro la más alta educación de todas…
La presentación de la verdad con amor y sencillez, de casa en casa, está en armonía con la instrucción que Cristo dio a sus discípulos cuando los envió en su primer viaje misionero. Por medio de cantos de alabanza a Dios, oraciones humildes y sinceras, y una presentación sencilla de la
verdad bíblica en el círculo familiar, muchos serán alcanzados. El Obrero divino estará presente para infundir convicción en los corazones. “Yo estoy con vosotros todos los días” (Mateo 28:20), es la promesa. Con la seguridad de la permanente presencia de tal Ayudador, podremos trabajar con fe. esperanza y valor.
Esta monotonía en nuestro servicio para Dios necesita ser quebrantada. Cada miembro de iglesia debería comprometerse en alguna linea de trabajo para Dios. Quienes están bien establecidos en la verdad vayan a lugares vecinos, y realicen reuniones, extendiendo una cordial invitación a todos. Haya en esas reuniones cantos melodiosos, oraciones fervientes y la lectura de la Palabra de Dios…
I lay otros que pueden visitar los hogares de la gente, leyendo a los miembros de la familia sobre el solemne y sencillo tema de la verdad bíblica…
Hay quienes, por causa de los intensos deberes en el hogar… piensan que no pueden hacer nada para ayudar. Pero pueden animar a los que salen, y pueden dar de sus medios para ayudar a sostenerlos {Reflejemos a Jesús, p. 194).
Viernes 29 de julio: Para estudiar y meditar
Los hechos de los apóstoles, pp. 39-46; El Deseado de todas las gentes, pp. 757-768.

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*