Miércoles 9 de mayo 2018 | Devoción Matutina para Adolescentes | Esperando a que los buitres dieran vueltas

«Sean prudentes y manténganse despiertos, porque su enemigo el diablo, como un león rugiente, anda buscando a quien devorar»(I Pedro 5: 8).

Crecí en espacios abiertos en un rancho de Oklahoma, y mis hermanas y yo solíamos merodear por los campos y los estanques, construyendo escondites y dando patadas a las boñigas de las vacas. Sí, eran excrementos secos de vaca y sí, pensándolo ahora, es bastante asqueroso.
Un día vimos un grupo de buitres dando vueltas cerca de la pradera. Sabíamos de sobra que estas enormes aves se sienten atraídas por los animales muertos que yacen sobre la tierra, y aquel debió de ser un día tranquilo en el rancho, porque no encontramos nada más emocionante que hacer que lo que denominamos «el experimento de los buitres». Decidimos echarnos al piso sobre el pasto, haciéndonos las muertas para ver cuánto tiempo tardaban los buitres en ponerse a dar vueltas. Llenas de emoción y expectativa, nos reímos mientras nos desplomábamos en el piso. «En cualquier momento estarán aquí», pensamos. Pero empezó a pasar el tiempo y el pasto comenzó a picarnos. Aun así, teníamos que esperar y, aunque no queríamos abrir del todo los ojos por si se daban cuenta de que estábamos vivas, sí los entreabríamos para ver qué hacían. «Hummm, todavía no están dando vueltas», dijimos. Sin embargo, ni siquiera nos funcionó cuando cambiamos a una postura que parecía más convincente. Al final, nos empezaron a sonar las tripas, así que volvimos a casa y dimos vueltas alrededor de la mesa del comedor como buitres buscando algo para comer.
El experimento de los buitres acabó siendo un aburrimiento total. Nunca lo volvimos a intentar, ya que concluimos que aquellos cabezas de chorlito no eran lo bastante inteligentes para encontrarnos.
Aquellos buitres nunca se lanzaron hacia nosotras, pero la Biblia dice que hay un depredador que nos acecha: «Sean prudentes y manténganse despiertos, porque su enemigo el diablo, como un león rugiente, anda buscando a quien devorar» (I Pedro 5: 8). Satanás merodea alrededor de nosotros constantemente intentando hacemos caer: sin embargo, el Señor está a nuestro lado y arrojará a Satanás lejos de nosotros cada vez que se lo pidamos. Cuando sientas que Satanás te sobrevuela, pide a Dios que te proteja.

Ponlo en práctica: ¿Te has expuesto a alguna situación que propicie las tentaciones de Satanás?
¿Qué puedes hacer para huir de ellas?

Ponlo en oración: Da gracias a Dios por protegerte de los ataques de Satanás.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2018
¿Y entonces…?
Heather Quintana
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*