Miércoles 27 de septiembre 2017 | Devoción Matutina para Adultos | Un llamado a los miembros inconversos de la familia

LA FAMILIA DE DIOS
«Así que somos embajadores de Cristo, como si Dios los exhortara a ustedes por medio de nosotros: “En nombre de Cristo les rogamos que se reconcilien con Dios”». 2 Corintios 5: 20, NVI

LIZZIE, ¿acaso no crees en Jesús? ¿No crees que él es tu Salvador, y que él ha demostrado su amor por ti al entregar su preciosa vida para que puedas ser salva? Lo único que se requiere de ti es que aceptes a Jesús como tu amante Salvador. Le pido a Dios de todo corazón que él Señor se te revele personalmente tanto a ti como a Reuben [el esposo de Lizzie]. Tu vida en este mundo no es una vida de placer sino de dolor y, si no dudas de Jesús, sino que crees que él murió para salvarte; si acudes a él tal como estás, te entregas a él y te aferras a sus promesas por medio de una fe viva, él será para ti todo lo que deseas en tu corazón.
A todos los que preguntan: «¿Qué debo hacer para ser salvo?», yo les digo: Cree en el Señor Jesucristo. No dudes ni un instante que él desea salvarte, sea cual sea tu condición. Él les dijo a los judíos: «Ustedes no quieren venir a mí para tener esa vida» (Juan 5: 40, NVI). Que esto no sea lo que se diga de Reuben y de ti, y de quien te ayuda en tu casa. Jesús quiere salvarlos; darles paz, descanso y seguridad mientras vivan; y finalmente vida eterna en su reino. Nadie será obligado a aceptar la salvación. El Señor Jesús no fuerza la voluntad de nadie. A todos les dice: «Elijan ustedes mismos a quiénes van a servir» (Jos. 24:15). La mente y el corazón dedicados a Jesucristo, hallarán descanso en su amor. […] Entonces, amada hermana, tú, Reuben, y la persona que los ayuda, tienen razones para tener esperanza en la misericordia de Dios, y para creer que Jesucristo puede salvarlos. ¿Por qué? ¿Porque están libres de culpa? No, porque son pecadores y Jesús dijo: «No he venido a llamar a justos sino a pecadores para que se arrepientan» (Luc. 5: 32, NVI). Cuando el diablo les susurre que no hay esperanza, díganle que ustedes saben que sí la hay, «porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna» (Juan 3: 16, NVI). ¿Qué más puede hacer Dios por ustedes de lo que ha hecho, para que ustedes lo amen? Lizzie, cree. Simplemente cree que Jesús cumplirá lo que dijo. Tómale la palabra y lleva tu alma desesperanzada a los pies de Jesús.
Las manos que fueron clavadas en la cruz por ti, están extendidas para salvarte […]. ¿Te entregarás con una fe confiada a Jesús? Yo anhelo poder tomarte y llevarte al pecho de Jesucristo.
Debes aceptar a Jesús. Él desea darte su paz y la luz de su semblante. Lizzie, mi corazón anhela verte confiando en Jesús, ya que él puede darte su gracia y cargar con todos tus sufrimientos. Él te ama. Él quiere salvarte.— Carta 61, 1891.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2017
DE VUELTA AL HOGAR
Elena G. de White
Lecturas devocionales para Adultos 2017

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*