DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014 EN LA CIMA Por: Kay D. Rizzo

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo

«Den gracias al Señor, porque él es bueno, porque su amor es eterno» (Salmo 136: 1).

Alguien dijo: «Ser agradecido es una decisión, no una casualidad». Me gusta. Significa que, no importa qué es lo que está pasando en mi vida, puedo elegir dar gracias. Y descubrí que, cuando soy agradecida, soy feliz. Por lo tanto, siempre puedo elegir ser feliz. Tiene sentido, ¿no?

Hoy, víspera de la celebración de Acción de Gracias en Estados Unidos, soy especialmente feliz. Mañana mi casa se va a llenar de personas queridas. Tengo que limpiar el baño, fregar el piso, preparar el cuarto de huéspedes, sacar el polvo, pasar la aspiradora… En fin, la lista es interminable. ¡Tengo que hacer tantas cosas antes de que lleguen mi familia y mis amigos! Y es fácil que, por estar tan ocupada preparando todo para el Día de Acción de Gracias, me olvide de dar las gracias. Así que, para evitar que pase eso, te propongo jugar a «Día anterior al Día de Acción de Gracias» durante el desayuno.

Debemos comenzar con la «A». Piensa en algo que empiece con esa letra por lo cual estés agradecido. Por ejemplo: el aire que respiramos. Entonces, escribe «aire» en una hoja y di la razón por la que agradeces (por ejemplo: porque, aunque contaminado, es esencial para vivir). La siguiente persona que está contigo (o tú mismo, si estás solo) tiene que anotar en la hoja algo por lo cual quiera dar gracias y que comience con la letra «B» (por ejemplo: la bañera), y explicar por qué da gracias.

Y así continúa el juego, hasta que se acabe el tiempo o ya no se te ocurran bendiciones por las cuales agradecer… Creo que te vas a quedar sin tiempo antes que sin nada por lo que agradecer. Puedes seguir jugando a la hora del almuerzo, de la cena o durante el culto familiar. Vean a quién se le ocurren las cosas más insólitas con las que Dios nos bendice.

Decir «gracias» es muy importante. Nos ayuda a recordar que los regalos que Dios nos da son justamente eso: regalos. No son algo que merecemos. Son bendiciones que salen del amoroso corazón de Dios. Nunca vamos a poder agradecerle lo suficiente. Así que, veamos… Hoy doy gracias por… eh… calzado.

Ahora es tu turno.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014

EN LA CIMA

Por: Kay D. Rizzo

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*