Miércoles 24 de Octubre 2018 | Devoción Matutina para Damas | Hay un ballena en mi cama

“Cuán grande es tu bondad, que atesoras para los que te temen, y que a la vista de la gente derramas sobre los que en ti se refugian” (Sal. 31:19).

Hace unos treinta años compré mi primera casa: tres pisos, ubicados en el medio de una ladera soleada. Era una época emocionante: pero también fue una época horrible. Varios amigos me ayudaron a mover cajas, transportaron la lavadora y la secadora, levantaron mi piano tan preciado e instalaron el colchón de agua. Para la tardecita, todos estaban muertos de hambre. No tenía comida en la casa, así que llevé a mis ayudantes a una pizzería. Pasamos un rato maravilloso, pero sabía que teníamos que irnos temprano. El colchón de agua estaría lleno en una hora, juzgando por lo que había tardado en llenarse en mi anterior casa.
Cuando llegamos a mi casa nueva, corrí al piso de arriba. Allí estaba el enorme colchón de agua azul, asemejándose bastante a una ballena, elevándose por encima de los soportes y a punto de explotar. Llegamos demasiado tarde. Escuchamos el temido ruido, y el agua salió disparada en todas direcciones. Goteó desde la terraza exterior, inundó los pisos alfombrados y corrió por las escaleras. Examiné mi casa soñada sintiéndome devastada. ¡Era un desastre! Entonces me di cuenta de que tenía otro problema: todavía no había pagado el seguro de la casa. Caí sobre mis rodillas en la alfombra empapada y oré: “Querido Dios, por favor, ayúdame”. No dormí mucho esa noche, sino que tuve mi propia “vigilia de oración”.
Llamé al agente de la aseguradora apenas abrieron al día siguiente. Luego de confirmar mi número de póliza, el agente simplemente dijo: “No hay problema, señora. Enviaremos a alguien de inmediato”. Con cada pedazo de alfombra que arrancaban los trabajadores del piso de madera, yo exhalaba: “Gracias por tu bondad inestimable, Señor misericordioso. No soy digna”.
Un par de días después, cuando llevaba una caja de ropa enmohecida a la tintorería, recibí otra bendición. Cuando actualicé mi nueva dirección, escuché una frase de sorpresa del hombre que estaba esperando detrás de mí: “¡Entonces, tú eres la mujer de la casa inundada en mi cuadra! Tu Dios debió haber estado contigo”. Me di vuelta y comencé a conversar con mi nuevo vecino. Él me recordó que la presión del agua cambia con la altitud. La presión en mi nueva casa en la ladera sería muy diferente de la de la casa vieja en la planicie.
La prueba decisiva de una buena historia es que termina con una doxología. ¡Esta lo cumple! “Alabado sea Dios, por su bondad inimaginable”.

GLENDA-MAE GREENE
es profesora universitaria ya jubilada y escribe desde su silla de ruedas.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2018
BENDECIDA
Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

Compartir
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*