Miércoles 20 de diciembre 2017 | Devoción Matutina Adolescentes

El sermón más corto de la historia

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017 FUSIÓN Melissa y Greg Howell Un punto de encuentro entre tú y Dios Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

“Si Dios nos ha amado así, nosotros también debemos amarnos unos a otros. A Dios nunca lo ha visto nadie; pero si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y su amor se hace realidad en nosotros” (1 Juan 4:11,12).

Siempre se sentaba en primera fila. Cada semana, el encorvado anciano con cicatrices de quemaduras en los brazos y las piernas, lentamente, cojeaba hacia el frente y se sentaba. Y cada semana, le pedían que hablara. Tenía un temperamento fuerte. Era el hombre que más llamaba la atención en la ciudad. Había sobrevivió a ser hervido en un tanque de aceite; y durante varios años, había vivido en una isla, en la que tuvo visiones y sueños con bestias, ángeles y dragones. Había estado frente a la cruz, junto a María, de la madre de Jesús, viendo morir a su mejor Amigo; y también había estado dentro de la tumba vacía de Jesús. Debido a que había vivido tantas experiencias asombrosas, la pequeña iglesia de Éfeso lo esperaba cada semana para ver qué iba a decir. ¿Describiría sus experiencias en la isla de Patmos? ¿Contaría sobre la transfiguración? Seguramente, les hablaría de la cruz.

Pero no. Cada semana, Juan se ponía de pie frente a la pequeña iglesia y decía exactamente lo mismo: “Hermanos, ámense los unos a los otros”. Eso era todo. Y regresaba a su silla. Semana tras semana, después de todo lo que había visto y hecho, eso era lo único que decía. Los padres de la iglesia registran que este era el pensamiento que él quería que quedara en la memoria de la gente. Debe de haber sido lo más importante para él.

Leer 1 Juan es como estar sentado en la segunda fila de la iglesia de Éfeso, porque vemos a Juan decir lo mismo una y otra vez de diferentes formas. Escribió esa carta en el tiempo en que la iglesia estaba bajo el ataque de falsos maestros que afirmaban que Jesús no era realmente humano. La meta de la carta era combatir esa idea; sin embargo, parece que, mientras estaba escribiéndola, se dejó llevar por el que era su tema favorito: que nos amemos unos a otros. Era como si no pudiera evitarlo. El amor de Dios transformó su vida de una forma tal que tenía que decirlo.

Sé que hay personas en tu vida que son difíciles de amar. Pídele a Dios que te dé su gracia para amarlos.

MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017

FUSIÓN

Melissa y Greg Howell

Un punto de encuentro entre tú y Dios

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

 

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*