Miércoles 19 de julio 2017 – Devoción Matutina Adolescentes

Mejor que una bola de cristal

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017 FUSIÓN Melissa y Greg Howell Un punto de encuentro entre tú y Dios Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

“Me acerqué a uno de los que estaban allí de pie, y le pedí que me explicara todo aquello. Él aceptó explicármelo, y me dijo: ‘Estos cuatro monstruos son cuatro reyes que dominarán el mundo'” (Daniel 7:16,17).

¿AIguna vez has querido saber qué te depara el futuro? ¿Qué te gustaría saber primero? A la mayoría de la gente le gustaría saber cuándo morirán, con quién vivirán y cuántos hijos tendrán. El futuro es algo que a todos nos gustaría conocer, pero el problema con el futuro es que puede cambiar en un instante. El conductor de un autobús puede haber pasado una mala noche porque su bebé no dejó de llorar, y estar a la mañana sin reflejos cuando el adolescente que va persiguiendo a un perro se le cruza por delante en la bicicleta. Es infinito el número de escenarios posibles para cada momento y todos ellos pueden cambiar el futuro. Todo depende de las decisiones que tomamos hoy. Es por eso que son tan increíbles las profecías del capítulo siete del libro de Daniel.

Cuando leemos Daniel 7, vemos bestias simbólicas que representan futuros reinos, no solo a personas individuales. Dios parece ser capaz de ver las cosas incluso antes de que existan las personas que las van a llevar a cabo. Y esto plantea un interrogante: si Dios sabe el futuro, ¿somos nosotros realmente libres para elegir? Si echamos un vistazo a la historia de la humanidad, podemos comprobar que el sueño de Daniel se cumplió tal cual él lo había predicho. Y el hecho de que Dios supiera que iba a pasar eso de ese modo ¿significa que no podía suceder de ninguna otra manera? Esta pregunta nos lleva a una cuestión fundamental que se remonta al huerto del Edén: Dios permitió que Adán y Eva decidieran qué querían hacer. Dios les dijo el resultado de cualquiera de las dos decisiones que podían tomar: no coman del fruto prohibido para que vivan; o, si comen de él, morirán. Dios sabía qué pasaría en cualquiera de los dos escenarios y, desde entonces, siempre ha sabido el resultado de todos nuestros posibles escenarios.

Nosotros somos libres para decidir, pero Dios sabe qué elegiremos y se prepara para las consecuencias. Así que, aunque tú tienes la libertad de decidir hoy lo que quieres hacer, debes saber que Dios está listo para los posibles resultados de esas decisiones, y está haciendo planes para librarte de las consecuencias de los errores que todavía no has cometido.

GH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017

FUSIÓN

Melissa y Greg Howell

Un punto de encuentro entre tú y Dios

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*