Miércoles 16 de mayo 2018 | Devoción Matutina para Damas | Pide con confianza, cree y reclama las promesas de Dios

“Si ustedes creen, recibirán todo lo que pidón en oración” (Mat. 21:22).

“Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre” (Juan 15:16).

“Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye.
Y si sabemos que Dios oye todas nuestras oraciones, podemos estar seguros de que ya tenemos lo que le hemos pedido” (1 Juan 5:14, 1.5).

Hace algunos meses, la Srta. Lee, que es budista, me comentó que su jefe le había dado un mes para llegar a su cuota de ventas, o la despediría.
Ella me pidió ayuda y yo le respondí:
—Puedo orar por ti, pidiendo a Dios sabiduría, misericordia y gracia. También le pediré que te bendiga con más órdenes de venta.
Al poco tiempo, Dios la bendijo con muchas órdenes de papelería. Ella dice que ahora cree en Dios y que le está muy agradecida por su providencia. Muchas veces, me agradeció por orar por ella y me dijo que seguía recibiendo bendiciones de Dios. Yo le respondí:
—Gracias a Dios, ¡y alabado sea su nombre!
Un tiempo después, la Srta. Lee me dijo que no podía con la gran cantidad de órdenes de venta de su empresa, porque era muy grande. Ella le dio las órdenes que tenía a su superior, pues este no tenía ninguna, pero me pidió consejo. Yo le dije que ella ya había tomado su decisión.
—Tú podías elegir dárselas a quien quisieras, ya que Dios te bendijo.
Hace unas semanas, Mabel me dijo que su esposo, Phillip, estaba en el hospital, por causa de una fiebre muy alta. Le sugerí que lo ungiera. Como yo tenía gripe, le indiqué cómo ungir a su esposo y le dije:
—Confía en Dios, él obra maravillas.
Esa tarde, ella y sus dos hijas visitaron a su esposo. Ella ungió a su esposo con aceite y, en el nombre de Jesús, oró por la voluntad de Dios. Al día siguiente, estaba feliz porque él había abierto los ojos. Mabel le habló a Phillip y él respondió. Un poco después, se recuperó lo suficiente como para volver al hogar de ancianos.
“¡Prorrumpa mi boca en alabanzas al Señor! ¡Alabe todo el mundo su santo nombre, por siempre y para siempre!” (Sal. 145:21). Pedimos, creimos y reclamamos las promesas de Dios.

YAN SIEW GHIANG
escribe desde Singapur.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2018
BENDECIDA
Ardis Dick Stenbakken
Lecturas Devocionales para Mujeres 2018

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.