Miércoles 13 de diciembre 2017 | Devoción Matutina Adolescentes

¿Responderá Dios todas mis oraciones?

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017 FUSIÓN Melissa y Greg Howell Un punto de encuentro entre tú y Dios Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

“Tiene que pedir con fe, sin dudar nada; porque el que duda es como una ola del fnar, que el viento lleva de un lado a otro” (Santiago 1:6, 7),

Cuando Greg y yo salimos del seminario y nos mudamos a Washington, la prioridad número uno de mi lista de oración era encontrar empleo. Día y noche le decía al Señor que deseaba trabajar con adolescentes. Cuando supe que un puesto de profesor estaba vacante en una escuela cercana, me entusiasmé. Y cuando me llamaron para una entrevista, no podía creérmelo. Estaba segura de que el Señor estaba respondiendo mi oración. Pero, al final, ¡le dieron el trabajo a otro! ¿Cómo mantener la convicción de que Dios responderá nuestras oraciones cuando a veces no lo hace? Él es Dios y tiene derecho a responder cuando así lo considere. No tiene que hacer las cosas a nuestra manera. ¿Cómo interpretar el versículo de hoy, que dice que cuando pidamos algo, tenemos que pedirlo “con fe, sin dudar nada”? ¿Acaso tenemos que creer que, si no dudamos, Dios nos dará lo que le pedímos? Sin embargo, Dios no siempre tiene que darnos lo que queramos. Es confuso, ¿verdad?

Como no me dieron aquel empleo, me convertí en mamá a tiempo completo. Pasaba los días con mi hijo, tranquila y despreocupada. Fuimos a parques, al zoológico, hicimos castillos de plastillna y leimos mucho. Hace unos meses, tuve a mi segundo hijo y los días tranquilos y despreocupados se esfumaron. Estoy siempre corriendo, estresada. El bebé me necesita constantemente. Solo me queda tiempo para vestirme y hacer la comida. La otra noche, alguien me recordó cuánto había orado yo por un trabajo y fue como una revelación: ¡Dios sí me había dado lo que yo quería! Si hubiera sabido el fin desde el principio -como lo sabe Dios-, tal vez habría visto lo valiosos que fueron aquellos días tranquilos con mi hijo. Habría renunciado a cualquier trabajo, y Dios lo sabía. Él no respondió lo que pedí en mi oración, a pesar de que yo creía que lo haría. Lo que él hizo fue darme lo que yo necesitaba, no lo que yo quería.

Esta historia es solo una respuesta pardal a las preguntas del comienzo. Las demás respuestas las irás descubriendo a lo largo de tu vida. Si te sirve de algo, esto es lo que he descubierto: confiar en Dios es más importante que insistlrle en que haga algo que yo quiero. Confiar en Dios me da la libertad de aceptar cualquier

respuesta que me quiera dar.

MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017

FUSIÓN

Melissa y Greg Howell

Un punto de encuentro entre tú y Dios

Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*